Tras 4 meses de cierre, Maduro reabre pasos fronterizos Venezuela-Colombia

Carlos Zapata / Aleteia /

Los venezolanos son “la segunda población desplazada fuera de su país más grande del mundo”, después de los 5,6 millones de refugiados sirios. La mayoría sale por Colombia -en medio de un lucrativo negocio del crimen organizado- con rumbo a Perú, EEUU y España.

Desde el 22 de febrero de este año permanecían cerradas las fronteras entre Venezuela y Colombia, tras una orden que buscaba impedir el ingreso de la ayuda humanitaria gestionada por Estados Unidos, almacenada por Colombia y cuya entrada se esperaba para el 23 del mismo mes.

Uno de los cuatro pasos, el puente internacional “Tienditas”, sin ser inaugurado fue bloqueado por contenedores para impedir la entrada de la asistencia. Mientras que en el punto de “Paraguachón”, ubicado en el petrolero estado Zulia -hoy sumido en una excepcional parálisis comercial- únicamente estaba autorizado el tránsito de peatones bajo condiciones de excepción.

Considerado “usurpador” por medio centenar de países, con EEUU y la Unión Europea a la cabeza, Maduro también ordenó en esa ocasión el cierre total de las fronteras con Brasil y Colombia; así como las marítimos y aéreas con Antillas Holandesas.

Aunque el 10 de mayo anunció la reapertura terrestre con Brasil y la marítima con Aruba, se mantuvo el cierre de los pasos con Curazao y Bonaire.

Luchas de poder por el control de la frontera

La frontera ha sido escenario de pugnas por el control del lucrativo contrabando en la zona. Además, los cierres ordenados no han impedido el traslado de las miles de familias de ambos lados que siguen cruzando tanto por trochas como debajo de los puentes, con el consentimiento no oficial de autoridades cafeteras, bajo el argumento de “razones humanitarias”.

La orden de cierre por el lado venezolano tuvo como excusa las “serias e ilegales” amenazas desde Colombia contra la “paz y soberanía de Venezuela”. Mientras que del lado colombiano, las autoridades confirmaron las sistemáticas denuncias de significativa presencia de grupos irregulares derivados de la guerrilla.

Rotas desde el 23 de febrero y caracterizadas por una inédita escalada de tensión desde la llegada al poder de la “Revolución bolivariana”, las relaciones entre Venezuela y Colombia pasan por uno de sus peores momentos luego de que el gobierno de Iván Duque desconociera la presidencia de Maduro por considerarla fraudulenta.

Las naciones comparten una compleja frontera de 2.219 kilómetros, algunos de los cuales son usados a diario -pese a las restricciones- por miles de venezolanos como paso para huir de la crisis venezolana.

Contrabando de gasolina y de jóvenes

En los límites fronterizos opera un cada vez mayor mercado de contrabandistas -no sólo de combustible, sino de medicinas e incluso de jóvenes, según ha denunciado la Iglesia Católica y documentado Aleteia; amén del narcotráfico y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que -según el presidente Iván Duque- hallaron tierra fértil en Venezuela, por complacencia de Nicolás Maduro.

En abril de 2019, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió que el cierre oficial de los pasos fronterizos con Colombia y Brasil no detuvo el masivo éxodo de venezolanos, sino que en cambio “lo hizo más peligroso”.

Según ha constatado Aleteia, el flujo migratorio entre Colombia y Venezuela se ha mantenido a un ritmo apenas inferior por medio de los pasos irregulares, muchos de los cuales ahora cuentan con “vigilancia” colombiana, lo que sin embargo no impide los ya frecuentes intercambios de disparos entre grupos de poder que hacen vida ilegal en la zona.

De acuerdo con la ONU, al menos 4 millones de venezolanos han huido de la crisis humanitaria compleja que azota a la nación sudamericana desde finales del año 2015. Colombia es el principal destino de los migrantes venezolanos; así como el puente hacia otras naciones.

En tanto, en las últimas horas, a través de ACNUR,  la zona fronteriza también recibió la visita de la actriz estadounidense Angelina Jolie.

 
Angelina Jolie, visita la zona representando a las ONU.