¿Quién fue Qasem Soleimani?

Enlace Judío/

 El general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, eliminado en un ataque de EE.UU. en Irak en la madrugada del viernes, era una de las figuras militares más prominentes e influyentes en Irán hoy.

 Soleimani estaba involucrado en la actividad militar iraní en varios países, incluyendo Irak, Afganistán y los Estados del Cáucaso, y era considerado una de las personas más cercanas al líder supremo de Irán, Alí Jamenei.

El hombre de 61 años, padre de cinco hijos, no concedió muchas entrevistas a los medios iraníes; eso se lo dejó a los políticos, por los que no tenía mucho respeto. No era un erudito religioso ni recibió una educación religiosa.

Más bien, empezó a trabajar a una edad temprana, como obrero, para pagar una deuda de 100 dólares con el gobierno del sha y ayudar a mantener a su familia. Más tarde, trabajó como técnico municipal del agua en Kerman. No se sabe si participó en las manifestaciones que derrocaron al sha en 1979.

Pero después de la revolución islámica, se unió a la Guardia Revolucionaria de Irán – una fuerza militar separada del ejército – y luchó en la guerra Irán-Irak de 1980-88.

Gracias a su pensamiento estratégico, carisma y habilidades de mando, fue nombrado comandante de la Fuerza Quds en 1998. La Fuerza Quds opera fuera de Irán para extender la influencia del país y difundir la Revolución Islámica.

A pesar de haber tenido sólo seis semanas de entrenamiento militar, Soleimani es considerado la persona más influyente de la Guardia Revolucionaria, incluso más que su comandante, Muhammad Alí Jafari.

La Fuerza Quds se fundó durante la guerra entre Irán e Irak como una unidad de élite. Su objetivo era ayudar a los kurdos en su lucha contra el líder iraquí Saddam Hussein y, aún más, difundir los principios de la revolución islámica. Más tarde, empezó a entrenar fuerzas fuera de Irán, como Hezbolá en el Líbano, y a llevar a cabo ataques contra los oponentes del régimen en todo el mundo.

Soleimani está vinculado con varios ataques contra objetivos israelíes y judíos en todo el mundo, como el atentado a la AMIA en Buenos Aires en 1994, el ataque a un autobús turístico israelí en Burgas, Bulgaria, en 2012, y el envío del barco de armas Karine A a los palestinos en 2002 (que fue interceptado por Israel antes de llegar a su destino). El último fue el fallido ataque contra blancos de las Fuerzas de Defensa de Israel en la frontera norte, que provocó una respuesta de las FDI que causó importantes daños a la infraestructura militar iraní en Siria.

Su enorme influencia ha llevado incluso a una cooperación limitada con EE.UU. A pesar de su participación en los ataques contra las fuerzas estadounidenses en Irak después de la invasión estadounidense de Irak en 2003, y su odio incondicional a Estados Unidos, Soleimani cooperó para elegir al primer ministro interino de Irak en 2010. A petición de Estados Unidos, ordenó al Ejército Mahdi, dirigido por el separatista chiíta iraquí Muqtada al-Sadr, que dejara de atacar objetivos estadounidenses en Bagdad. Y cuando Estados Unidos invadió Afganistán después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, funcionarios iraníes – por orden de Soleimani – proporcionaron a representantes americanos un mapa de las bases talibanes en Afganistán.

Las fuerzas estadounidenses podrían haber matado a Soleimani por lo menos en dos ocasiones, pero se abstuvieron de hacerlo, debido principalmente a consideraciones de política local y al deseo de Washington de preservar la cooperación con Teherán en la guerra contra ISIS en Irak.

Soleimani fue un héroe nacional iraní. Khamenei incluso lo llamó “mártir viviente de la revolución”.

Sin embargo, en 2015 fue criticado por su manejo de la guerra contra ISIS en Irak. Tampoco logró persuadir a los kurdos iraquíes de que le permitieran mover armas y tropas a través de su zona autónoma para ayudar al ejército sirio en la guerra civil de Siria, a pesar de sus estrechos vínculos con el gobierno kurdo.

Soleimani también había sido criticado por su gestión de la guerra en Siria. A su vez, había acusado repetidamente al presidente sirio Bashar Assad de administrar mal la guerra y se quejó de que los oficiales del ejército sirio no escuchan sus consejos. “Si tuviera una división de los basij iraníes, conquistaría Siria”, dijo una vez, refiriéndose a una fuerza paramilitar iraní subordinada a la Guardia Revolucionaria.

Fuente: Haaretz /  © EnlaceJudíoMéxico.