Primer boxeador transgénero de EE. UU. gana pelea por decisión unánime

El Nuevo Herald/

Cuando nació le pusieron el nombre de Patricia, como su abuela. Prefería las ropas de varones y no le gustaba jugar con Barbies.

“Cada Navidad iba a comprar juguetes a Toys ‘R’Us y todo el mundo decía ‘¿Así que tiene varones en casa, eh?’”, contó su madre Lorretta Butler al diario Los Angeles Times.

Ahora es Patricio Manuel, el ganador por decisión unánime del combate del sábado en el Fantasy Springs Casino en Indio, California, y el primer boxeador transgénero que combate de forma profesional en Estados Unidos.

“Si la gente supiera lo que tomó llegar a este momento; han pasado casi dos años desde la última vez que subí a un ring”, dijo Manuel después de la pelea.

La última vez que Manuel peleó como mujer fue en el 2012, cuando aspiraba a integrar el equipo de boxeo de EEUU a las Olimpiadas, pero se tuvo que retirar tras sufrir una lesión en el hombro.

Ya en ese momento se encontraba en el período de transición a hombre, pero la posibilidad de integrar el equipo olímpico de EEUU le obligó a hacer una pausa en el tratamiento, según LA Times, pero al sufrir la lesión y cambiar sus aspiraciones deportivas, le contó a su madre que pronto se convertiría en hombre.

Loretta no mostró sorpresa, sino alivio. “Pat siempre fue un hombre. No le asignaron bien [el sexo] cuando nació”, dijo.

Después de cambiar de sexo, Manuel regresó al cuadrilátero, pero la comisión de boxeo de California, que nunca había visto un caso similar, tenía sus dudas. Al fin obtuvo su licencia de amateur después de que el Comité Olímpico Internacional decidiera antes de los Juegos de Río que los boxeadores transgénero que pasaron de mujeres a hombres podían competir “sin restricciones”.

“No estoy aquí por solo un espectáculo, por una pelea. Esto es algo que amo. No he terminado con este deporte. Regresaré”, agregó Manuel.