Pastores que simpatizan con la falsa teología inclusiva, critican a los evangélicos en un evento LGBT

La Verdad Ahora /

Los grupos progresistas continúan su búsqueda de influencia entre los evangélicos, y buscan este acercamiento a través del ecumenismo y la burla hacia las denominaciones que tienen una visión conservadora de lo que dice la Biblia sobre la sexualidad.

En una parroquia católica, el activista Wellington Santos, quien se presenta como un pastor evangélico, habla en el 1er Congreso de Iglesias y la Comunidad LGBTI, argumentando que la homosexualidad y la vida cristiana son compatibles.

El evento ecuménico se llevó a cabo en la parroquia de la Santísima Trinidad en São Paulo, donde se muestran símbolos cristianos como la cruz junto a otros vinculados a la izquierda brasileña como banderas del Movimiento Sin Tierra (MST).

Entre el 20 y el 23 de junio, el templo católico se reunió desde monjes budistas hasta sacerdotes, todos ellos progresistas. Entre los presentes se encontraba la transgénero Alexya Salvador, quien se presenta a sí mismo como pastor de una iglesia inclusiva.

Según la información de la agencia FolhaPress, Alexya se atrevió en su demostración en la parroquia: «Toda travesti, mujer trans, asesinada, solo recibe las mismas pestañas que recibió Cristo. El cristianismo tiene una gran deuda «, dijo, comparando a los pecadores por los cuales Jesús murió con el Hijo de Dios, quien se entregó a sí mismo por la redención de la humanidad.

Usando el cuello y el abrigo clerical en los colores del movimiento LGBT, el Reverendo Christiano Valério dice que es común escuchar en las iglesias cristianas que «Dios tiene un plan para su vida», y bromeó: «El plan de Dios es que usted se quede tranquilo allí. Está bien ser gay, simplemente no mires demasiado. Puedes ser un pez, pero no te atrevas a nadar «.

Entonces Christiano Valerio atacó el entendimiento tradicional de las Escrituras. «Eso es dejar de existir: permanecer dentro de las denominaciones esperando que cambien … Para muchas personas esto es morir».

Dijo que la «ecuménica e inclusiva protestante» iglesia que forma parte de la Comunidad Metropolitana, que se puede ser homosexual y transexual sin sus opciones definidas como pecado por una denominación.

Wellington Santos, de la Iglesia Bautista Pino – excluido de la Convención Bautista Brasileña por romper con los valores protestantes – criticó la postura de los evangélicos tradicionales que rechazan el diálogo con respecto a la aceptación de la homosexualidad. «No me han invitado durante tres años, ni siquiera me han bautizado como una muñeca», dijo, comentando las repercusiones de su ideología inclusiva.

Para el pastor, muchos evangélicos compran la idea de que un LGBT puede influir en las personas que lo rodean. En su intervención en el evento ecuménico, dijo que escuchó un fiel de su iglesia la siguiente reflexión: «Si [homosexual] renunciar a mi José, asignar, se debe a que es un marica ‘bro’.»

Uno de los participantes fue el padre Paulo Sérgio Bezerra, de la parroquia Our Lady of Carmo, en el este de São Paulo. Relató el caso de un joven que lo buscó por orientación, ya que todos los que lo rodeaban, desde la Iglesia Católica hasta la familia, recriminaban su homosexualidad. Terminó suicidándose en el baño de un centro comercial, dejando en su bolsillo una nota del sacerdote para buscar ayuda psicológica.

La transexual Kasumi Takara en la audiencia dijo que la Biblia es homofóbica. Citó el pasaje de Levítico 20:13, que predica la ejecución de los homosexuales que practican el sexo, como un argumento. Sin embargo, sin tener en cuenta que el cristianismo ve el Antiguo Testamento como una «carta» que explica por qué Dios envió a Jesús a sacrificarse por la redención de los pecadores que se entregan a él.

La Iglesia Bethesda, dirigida por el polémico Ricardo Gondim, que rompió relaciones con los evangélicos, estuvo representada por el pastor Will Barros. Esto, hablando, predicó la interpretación de la Biblia desde un contexto histórico y sin literalidades, como dicen las Escrituras que las mujeres no pueden conducir un culto, y hay muchos pastores evangélicos.
De hecho, el ministerio pastoral femenino es bastante común en las iglesias neopentecostales, pero es un objetivo de disputa entre las denominaciones más tradicionales, ya sean pentecostales, como la Asamblea de Dios, o históricas, como la presbiteriana y la bautista. El difunto pastor Antonio Gilberto, considerado como una referencia teológica de las Asambleas de Dios, dijo que la ordenación femenina al pastorado es «no bíblica».

«Necesitamos ver la Biblia ya no como un solo libro de conducta, fe y práctica. Las narraciones pueden ser muy productivas para la vida humana, pero debes tener unas gafas, que son las del cristianismo. Si no eres cristiano, usaré otra expresión: las gafas de amor «, comentó Barros.

El pastor de Bethesda utilizó un concepto del filósofo francés Michel Foucault (1926-1984), adorado por la izquierda, al final de su discurso. Dijo que las personas LGBT deben «no solo defenderse, sino también afirmarse, no solo como una identidad sino también como una fuerza creativa». Para Barros, esta recomendación debe ponerse en práctica incluso en las iglesias.

«Tengo la impresión de que Foucault fue tomada por el Espíritu Santo», comentó Will Barros.

Al final, el Congreso de Iglesias y la comunidad LGBTI publicaron una carta abierta criticando «muchas comunidades de fe, especialmente entre los cristianos, que se han convertido en lugares de silencio, opresión, humillación, exclusión y abuso espiritual, psíquico, económico y sexual».

El texto, que tiene un alto contenido político, también condena los conceptos ampliamente aceptados entre los evangélicos, como «Dios ama al pecador pero odia el pecado» y «hombre y mujer los crearon» porque, según los autores, tales máximas producen «miedo, vergüenza». , culpa y silencio, y contribuyen a «relaciones familiares violentas, trastornos psicológicos y, en el límite, muchos casos de depresión y suicidio entre lesbianas, gays, bisexuales, asexuales, travestis, transexuales, no binarios, intersexuales y otras expresiones de género, especialmente los territorios negros, pobres y vulnerables «.