Naprotecnología, una alternativa natural a las técnicas de reproducción asistida

Blanca Ruiz / ACI Prensa/ Actuall /

La naprotecnología hace un estudio integral de la salud del hombre y la mujer y sanando esos puntos se facilita que la fertilidad, en último término, mejore. “No manipula embriones, busca el embarazo natural, respeta a la persona en su integridad y el matrimonio es siempre el centro”.

Ante la imposibilidad de conseguir un embarazo de manera natural hay muchas personas que recurren a las técnicas de reproducción asistida, sin embargo, también está la naprotecnología que es un método científico que investiga las causas médicas que provocan la infertilidad y les pone remedio para aumentar así las posibilidades de concebir de manera natural.

La doctora Ingrid Paul es una de las pocas médicos especialista en naprotecnología que existen en el mundo, según explicó a ACI Prensa, esta ciencia es “un sistema de abordaje médico eficaz para el tratamiento de la infertilidad en el que la pareja reconoce qué está pasando en su organismo y desde el punto de vista médico, se abordan las causas que producen la subfertilidad”.

Es decir, con la naprotecnología se estudian las causas médicas que dificultan al hombre y a la mujer desarrollar del todo su fertilidad, y por lo tanto no se produzca el embarazo ya que cerca del 30% de los casos de infertilidad son “por causas desconocidas”. Por eso esta ciencia se preocupa de descubrir cuáles son esas causas, ponerDe esta manera, haciendo un estudio integral de la salud del hombre y la mujer y sanando esos puntos se facilita que la fertilidad, en último término, mejore y por lo tanto se aumenten las posibilidades de concebir.

“Nosotros creemos que la infertilidad es un síntoma de algo que está ocurriendo y que merece ser investigado, diagnosticado para que el matrimonio conozca qué está sucediendo. El respeto de la integridad humana pasa por ahí, por el respeto de la salud individual y de la pareja, del matrimonio. Justamente se acompaña al matrimonio en este proceso tratando de que ellos puedan identificar este proceso como un aprendizaje para ser padres y recibir al hijo como un don”, precisa la doctora Paul a ACI Prensa.

Esta ciencia procreativa fue desarrollada por el doctor Thomas Hilgers en Estados Unidos y se complementa con el método Creighton, que es el primer sistema estandarizado de estudio de los biomarcadores del ciclo menstrual de la mujer que permite analizar su salud ginecológica y procreativa.

Con el registro del ciclo a través del método Creighton se proporciona información a los médicos para individualizar posibles patologías o problemas sanitarios que pueden afectar a la fertilidad.

Según explica la doctora Paul la principal diferencia de la naprotecnología con otras técnicas de reproducción artificial, como puede ser la fecundación in vitro, entre otras, es que “la naprotecnología ahonda en el problema de la infertilidad, busca la causa diagnosticada que la origina ya sea en el hombre o en la mujer y se trata de resolver ese problema respetando siempre la integridad de la relación conyugal y la salud de cada uno”.

“No manipula embriones, busca lograr el embarazo de manera natural, respeta a la persona en su integridad y el matrimonio es siempre el centro del tratamiento”, afirma.

La especialista dijo que “los matrimonios reciben un acompañamiento integral de todo el proceso respetando los ciclos naturales y basándonos en la cooperación con el organismo para restaurar la salud y de esta manera predisponer el logro del embarazo de forma natural”.

Más información sobre la Naprotecnología en www.fertilitas.esles remedio para aumentar las posibilidades de ser padres.