La Policía de Valencia secuestra el bus de HO y abandona a sus ocupantes ante los violentos

Ana Fuentes / Actuall/

Sin una orden judicial y sin comunicar por escrito qué parte del mensaje del autobús de HazteOir.org que denuncia el feminismo supremacista y reclama la derogación de las leyes de género.

Así fue como la Policía Local de Valencia, a las órdenes del podemita de Compromís Joan Ribó, actuó según denuncian los miembros de la asociación que ya han anunciado que interpondrán una querella criminal conytra el alcalde de la ciudad del Turia.

Según detallan en un comunicado, “el Ayuntamiento de Valencia ha secuestrado el #HOBus porque sus mensajes no le gustan” y ha obligado al conductor a retirar los vinilos “sin una notificación escrita en la que se explique qué partes del vehículo incumplen la normativa”.

A juicio de HazteOir.org, “con esta actuación el alcalde Joan Ribó podría estar incurriendo en  delitos de prevaricación, vulneración de derechos fundamentales de expresión y circulación”.

Desde HazteOir.org se subraya el hecho de que el pasado lunes un juzgado de Barcelona no ordenó la inmovilización del autobús pese a la petición de la Fiscalía instada por el gobierno regional. El Juzgado número 4 de la Ciudad Condal expuso en su auto que el mensaje del autobús está amparado por la libertad de expresión.

Según detalla Europa Press, el Ayuntamiento alega que el autobús incumplía “las especificaciones de instalación en referencia a las condiciones técnicas”. En concreto, la Concejalía de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, asegura que el autobús no cumple con la norma municipal debido a la “instalación de láminas adheridas a las superficies acristaladas que constan con salida de emergencia”, lo que es un “defecto grave según el Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones ITV”.

“Al ser una deficiencia grave, la Inspección Técnica sería desfavorable y, por tanto, solo puede circular para ir al taller a subsanar esa deficiencia. Esta circunstancia supone que presenta deficiencias que constituyen un riesgo especial para la seguridad vial y motivo de inmovilización”, han detallado, “siempre y cuando el autobús no esté dado de alta como publicitario y no es el caso de este vehículo”.

En paraleo, la Policía Local de Valencia tramita este miércoles las diligencias penales por delitos de odio. El autobús utiliza la imagen de Hitler y el mensaje ‘#StopFeminazis’ para cuestionar la violencia de género.

Los portavoces de HazteOir.org intentan hacer declaraciones mientras son acosados por radicales. /EFE.

Agresiones al autobús y sus ocupantes

Mientras el vehículo estaba retenido, un grupo de unas diez personas ha acudido a increpar a los miembros de HazteOir.org, a quienes les han lanzado naranjas. Además, han pintado con sprays el autobús del que han arrancado parte de los vinilos y han cantado proclamas como ‘Fora feixistes dels nostres barris’ –Fuera fascistas de nuestros barrios– o ‘Vosotros, machistas, sois los terroristas’.

Uno de los manifestantes ha declarado que “no podemos respetar a alguien que hace lo que están haciendo, insultarnos en nuestra cara, tocarnos nuestra dignidad. Todo lo que les hagamos es poco con lo que se merecen. Buscan provocar, tocarnos donde nos duele, para que luego nosotros vayamos a darles lo que se merecen y victimizarse; pues que se victimicen, pero que asuman lo que hacen, que asuman las consecuencias”, ha aseverado Fran, ataviado con una bandera LGTBI con el lema ‘Antifeixistes’ -Antifascistas-.

Todas estas agresiones se realizaron ante la ausencia de la policía local, que una vez que se llevó el vehículo, dejó a los ocupantes a merced de los violentos, según ha podido recabar Actuall de testigos de los hechos.

Así, fueron los propios miembros de HazteOir.org los que se vieron obligados a llamar a la Policía Nacional, que se presentó minutos después para protegerles.