Javier Bertucci -el pastor que se enfrentará a Maduro- se inspiró en el caso de Costa Rica

Róger Murillo / periodicomaranata.com/

Javier Bertucci tiene 48 años y desde el año 1999 era el pastor de Maranatha, una mega-iglesia venezolana ubicada en San Diego, en el estado de Carabobo.

Él renunció a este puesto para lanzarse a las arenas políticas, decisión que para muchos venezolanos  fue inspirada  en los resultados que está teniendo el candidato Fabricio Alvarado en Costa Rica, demostrando que un líder cristiano también puede aspirar a una presidencia.

Bertucci  fundó  desde hace años el programa “El Evangelio Cambio”, que tiene como postulado sembrar valores cristianos en la sociedad de este país suramericano.

En este proyecto tiene 110 mil voluntarios distribuidos en todo el territorio nacional, pero también cuenta con representación en 34 naciones, entre ellas: España, México, Panamá, República Dominicana y Costa Rica.

“Es lo más doloroso que me ha tocado hacer. Dejar la iglesia que por años he pastoreado y el liderazgo de una organización con la que por mucho tiempo hemos trabajado en las calles”, dijo el pastor.

Próximas elecciones

Pero el tema es que este pastor decidió postular su nombre y enfrentarse a Nicolás Maduro, en medio de la incertidumbre de saber si la alianza de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática (MUD),  participará en este proceso electoral que a la postre no ofrece ninguna garantía.

Sobra decir que  adelantar las elecciones, fue un anuncio realizado por la Asamblea Constituyente, en medio de negociaciones entre el Gobierno y la oposición.

Los cancilleres facilitadores del diálogo propusieron en un borrador, que el proceso electoral se hiciera durante el segundo semestre de este año, pero que antes se renovara el Poder Electoral.

No obstante, tras el fracaso de la negociación, la Constituyente hizo el llamado a elecciones  sin la renovación del Poder Electoral, que está por supuesto en manos de los chavistas.

Por tal razón el Grupo de Lima, integrado por doce países de América, denunció que esta convocatoria no garantiza elecciones democráticas transparentes y creíbles, por cuanto no se asegura la participación de todos los actores políticos, ni los estándares internacionales de seguridad.

Cabe aclarar, que el Consejo Nacional Electoral (CNE), es el organismo que rige el Poder Electoral, el cual es uno de los 5 poderes en el que se divide el Poder Público de Venezuela. El CNE es el supuesto responsable y garante de la transparencia de los procesos electorales y refrendarios que se llevan a cabo en esta nación.

Inspirado en el fenómeno Fabricio

La situación actual de Venezuela refleja una realidad, no hay contrincantes para Nicolás Maduro,  el que se le enfrente perderá, porque no hay garantía en el sistema electoral.

Pero  aun  así, Bertucci insiste en que él podría ser la luz en medio de las tinieblas y que, aunque nadie se le quiera enfrentar al gigante, él quiere hacerlo, porque piensa que no va solo, que Dios está con él, según afirma.

Este pastor critica a la oposición por marginarse de las elecciones y dice que la fusión política-religión, es lo que requiere el país para sortear una de sus peores crisis,  dijo a la agencia AFP de noticias.

Ante la inquietud de esta agencia de noticias, ¿Cree usted que podrá reeditar el fenómeno del costarricense Fabricio Alvarado?, Bertucci respondió: “De no creerlo no estaría acá. Puedo ser el próximo presidente de este país”.

A lo que el periodista le preguntó  ¿y qué piensa de él? (Fabricio) “La gente quiere cambios, un líder con valores, porque la política en nuestros países ha sido muy baja”, respondió.

No se ha librado de la crítica

Pero Cesar Bertucci es también un empresario exitoso, sus negocios abarcan varios puntos de la economía venezolana.

Su incursión en este campo le ha generado serias críticas que para muchos ha empañado su labor ministerial, por cuanto se le vincula con los “Panamá Papers”, escándalo sobre paraísos fiscales, además que en el 2010, estuvo en arresto domiciliario por supuesto tráfico de combustible. Pero él defiende su inocencia en ambos casos.

Una vez que tomó la decisión de postularse, algunos opinan que solo es un supuesto contrincante, para que el régimen de Maduro demuestre al mundo que los comicios del 22 de abril tienen un “toque democrático”, de manera que el chavismo necesitaba de un candidato que haga aparentar que las elecciones en Venezuela son normales. Por eso surgió Bertucci, de la noche a la mañana, afirman sus adversarios.

“Y es que causa suspicacia que cuando las elecciones presidenciales no cuentan con las condiciones ni garantías necesarias, Bertucci decidiera lanzarse como candidato con todo el panorama en su contra. Nadie en su sano juicio se lanza a unos comicios sabiendo que va a perder, a menos que busque beneficiar al régimen”, afirma Panam Post, de Miami.

Bertucci por su parte ya advirtió que, si queda como presidente, “el país  tendrá que prepararse para escuchar todos los domingos en cadena nacional el mensaje de salvación”.

Según el periódico Verdad y Vida de Venezuela, Bertucci  afirmó que su campaña no será financiada por la iglesia Maranatha, así como claramente ha expresado que tampoco representa a la Iglesia cristiana de Venezuela.

Argumentó que su decisión ha sido personal y para ello se ha desligado del pastorado y de la labor social que venía realizando con su organización.

También expresó,  que aunque no se le verá predicando más en los púlpitos, su mensaje será sobre valores, por cuanto nada lo prohíbe.

Dará la pelea

El candidato presidencial Javier Bertucci, reiteró la tarde de este lunes 19 de marzo en una entrevista en Venevisión, que “dará la pelea” en las elecciones del 20 de mayo.

“Se trata de dar la pelea, de dar la batalla (…) Vamos a dar la pelea en la defensa del voto”, expresó el aspirante por el movimiento Esperanza por el Cambio. 

“Podemos dar la sorpresa, créeme que sí”, enfatizó.

Al ser consultado sobre la desmotivación de los votantes, señaló: “Tengo ese gran trabajo, motivar al electorado para que vaya a votar”.

“La esperanza es una fuerza enorme en el individuo, el que cae en la desesperanza deja de luchar, si podemos cambiar esto, podemos tener futuro, estamos logrando esta influencia de esperanza en las personas”, sostuvo.

Recientemente Bertucci argumentó que en Venezuela el 93% de la población  es cristiana, mencionando como fuente  a la encuestadora  Grupo de Investigaciones Sociales del Siglo XXI.

De acuerdo con una  investigación de esta entidad  realizada en el año 2011 y titulada “Gustos y deseos de la población venezolana”, el 88% de la población se identifica como cristiana, un dato parecido al que  mencionó Bertucci.

Según el mismo informe, el 71% de la población del país es católica 17% protestante. El estudio dice que se entiende como cristiano, a todas las personas que son devotas o tienen fe en  Jesucristo, figura central de la religión.