Iglesia histórica de Miami tiene que pagar $7 millones en impuestos

El Nuevo Herald/

La First Presbyterian Church of Miami, la congregación religiosa organizada más antigua de la ciudad, ha recibido una factura tributaria de $7.1 millones del Tasador de la Propiedad de Miami-Dade, que alega que la iglesia infringió su exención religiosa al arrendar una parte de la instalación a una escuela con fines de lucro y camiones de comida.

La iglesia, ubicada en 609 Brickell Ave., arrienda instalaciones a una escuela religiosa de kínder a octavo grado en sus terrenos desde el 2008. La factura incluye un derecho de retención por un total de $6.5 millones (que incluye intereses y multas) correspondientes al período del 2009 al 2017 y una factura de $509,526.24 correspondiente al 2018.

Los impuestos se aplican solamente a la parte de la propiedad que se considera en violación de la exención por motivos religiosos, entre 29 y 35 por ciento, en dependencia del año.

Según el Estatuto de la Florida 196.196, solamente la parte de la propiedad que se usa en lo fundamental para propósitos caritativos, religiosos, científicos o literarios puede considerarse exenta de impuestos.

Abogados de la iglesia alegan que la escuela cumple ese requisito. En dos demandas presentadas ante un tribunal civil el 30 de noviembre, abogados de la First Presbyterian Church alegan que la operación de la escuela “se basa en las creencias religiosas sinceras de la iglesia”. Las demandas exigen un juicio con jurado para determinar si toda la propiedad de la iglesia está exenta de impuestos y para que eliminen toda la factura fiscal.

 “Al revocar parcialmente el estatus de exención tributaria de la propiedad y tratar de cobrar impuestos supuestamente pagaderos correspondientes al 2018, los acusados han actuado de una manera arbitraria, caprichosa y discriminatoria, con lo que han negado a la iglesia la protección judicial correspondiente, en violación de los derechos constitucionales de la iglesia”, expresa la demanda.

El abogado Andrew Ittleman, que representa a la iglesia, no respondió a repetidas solicitudes de declaración para este reportaje.

Pero algunos expertos jurídicos piensan que la alegación de discriminación será difícil de probar en los tribunales.