Iglesia Católica y activistas de derechos humanos lograron poner fin a la represión en Masaya

Fuente: Elizabeth Romero / La Prensa / Nicaragua /

La mediación ante la Policía Nacional que realizaron tanto el padre Bismarck Conde como el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva Sánchez, permitió un cese de las hostilidades por parte de la Policía Nacional contra manifestantes que había persistido durante dos días en Masaya.

Una reunión que se extendió pasado las 2:00 a.m, de este domingo, entre Conde, Leiva y el subdirector de la Policía Nacional, comisionado general Ramón Avellán, también permitió un intercambio de tres agentes policiales que estaban en poder de manifestantes y 24 por las fuerzas policiales.

Leiva dijo que Avellán junto al jefe policial de Masaya, comisionado mayor Ovidio Salguera, era el funcionario policial que dirigía en el terreno la agresión contra los manifestantes que mantuvo en vilo y en riesgo a los habitantes de esa ciudad, que dejó un saldo de dos fallecidos, uno de ellos aún no identificado y 150 heridos.

Hasta ahora ha sido identificado una de las víctimas como Herberto Antonio Rodríguez, de 45 años, hasta esta hora un menor sigue sin identificar, señaló Leiva Sánchez.

El acuerdo verbal entre Avellán y el delegado de la iglesia y el defensor de derechos humanos incluyó que la Policía reconcentraría sus fuerzas en la delegación policial y permitirá que los manifestantes en caravana desde Managua puedan expresar su solidaridad con los manifestantes.

“La Policía acordó retirar sus fuerzas y así evitar toda posibilidad que abone al derramamiento de sangre”, aseguró Leiva Sánchez, quien explicó que el padre Conde y la ANPDH buscaron mediar ante Avellán a petición de los ciudadanos manifestantes autoconvocados.

El padre Conde le notificó esta mañana a Leiva que la Policía mantenía a sus fuerzas concentradas tal y como acordaron con Avellán.

Lea también: ¿Pastores políticos? / Artículo de un periodista español.