HazteOir.org inicia una campaña contra el adoctrinamiento en los colegios españoles

La iniciativa de HazteOir.org forma parte de la campaña ‘Mis hijos, mi decisión’ que pondrá en marcha este lunes para pedir a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal la implantación obligatoria en todos los centros educativos del PIN Parental o ‘Solicitud de información previa y consentimiento expreso’.

Ana Fuentes / Actuall /

Con motivo de la inauguración del nuevo curso escolar el próximo lunes, HazteOir.org entregará a las puertas del Colegio Público Isaac Albéniz de Madrid folletos para informar a los padres sobre el adoctrinamiento LGTBI en las aulas e invitarlos a que entreguen el PIN Parental. 

Con este documento, los padres exigen ser informados y -en su caso- autorizar o no la asistencia de sus hijos- a las actividades de educación afectivo-sexual y de ideología de género que se impartan en el centro educativo o en horario escolar.

La información en el mencionado colegio público madrileño será la primera acción de la campaña ‘Mis hijos, mi decisión’.

 La asociación se propone repartir ejemplares del PIN parental y folletos informativos en 23.000 centros educativos de toda España en las próximas semanas. “En HazteOir.org, todos los días recibimos denuncias de familias que nos cuentan situaciones de adoctrinamiento sexual y en ideología de género que afectan a sus hijos. Es muy sencillo: sólo pedimos que los padres conozcan con antelación estas actividades y quién las va a impartir.

De esta forma, podrán decidir si sus hijos asisten o no de acuerdo con sus valores”, ha explicado la portavoz de HazteOir.org, Teresa García-Noblejas.

En los próximos días HazteOir.org desvelará otras acciones encaminadas, según su portavoz, a “promover el derecho de los padres a elegir”.

“El objetivo es que ningún niño ni ningún adolescente se vea obligado a recibir lecciones de ideología de género o de educación afectivo-sexual por imposición de los políticos o de los activistas que se cuelan en las aulas para impartir charlas”, ha concluido García-Noblejas.