Guatemala pide ayuda internacional por tragedia del Volcán de Fuego

Mynor Toc / Prensa Libre / Guatemala /

El llamado de ayuda internacional ocurre 72 horas después que una violenta erupción, la mayor desde la década de 1970, soterró la colonia San Miguel Los Lotes y la aldea El Rodeo, Escuintla, que se ubican en las faldas del coloso.

La ministra de Relaciones Exteriores, Sandra Jovel, explicó que el país también necesita,“equipamiento para albergues, albergues de campañas, raciones alimenticias frías, abastecimientos de limpieza personal, analgésicos y antibióticos, filtros de agua, baños móviles, telecomunicaciones, infraestructura de servicios, equipo médico, quirúrgico, hospitales móviles y asistencia médica”.

Respecto a la ayuda internacional que está detenida en las fronteras por no contar con la autorización del Gobierno de Jimmy Morales, la canciller explicó que “siguieron el protocolo de 72 horas que se estima una persona puede vivir soterrada”, concluido ese tiempo, se identificaron las necesidades que tienen la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), y se acordó hacer el llamado a la comunidad internacional.

Jovel mencionó que las autoridades “han seguido todos los protocolos establecidos para hacer el llamamiento internacional después de las primeras 72 horas”, cumpliendo con el manual de respuesta a catástrofes de este tipo.

Cuestionada acerca de las quejas de guatemaltecos en el exterior que han intentado enviar ayuda a través de los consulados y embajadas, la canciller expuso que dichas oficinas “no pueden recibir nada, por ley”.

La Delegación de la Unión Europea en Guatemala informó que la Comisión Europea destinó Q900 mil “para ayudar a las comunidades más afectadas en las zonas expuestas”.

 La ayuda financiera servirá para apoyar a la Cruz Roja Guatemalteca,e incluye provisión de refugio y artículos de primera necesidad, asistencia sanitaria, agua y saneamiento, así como apoyo psicosocial que beneficiará a unas tres mil personas del área afectada.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) otorgó US$250 mil no reembolsable al Gobierno de Guatemala.

Causó indignación

El miércoles causó indignación en redes sociales la denuncia del sacerdote salvadoreño Edwin Baños, quien traía 15 toneladas de ayuda en cuatro camiones para los damnificados por la erupción del Volcán de Fuego, pero fue retenido por más de 12 horas en la frontera La Ermita, Chiquimula y no le permitieron ingresar con la ayuda porque el Gobierno no lo autorizó.

En ese contexto, el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) solicitó a las autoridades que agilicen los trámites “para facilitar el ingreso de la ayuda humanitaria” en los puntos fronterizos, a fin de “aliviar la crisis que enfrentan los damnificados”.

Varias entidades se pronunciaron indignadas sobre la poca colaboración del Gobierno y algunas de ellas, incluso, anunciaron que interpondrían acciones de amparo para obligar a una agilización de la ayuda.