En Israel se tienen más bebés que en cualquier otro país desarrollado

Mercatonet/InfoCatólica /

La tasa de fertilidad promedio de Israel es de 3,1 hijos por mujer, por mucho más alta que la de cualquier otro miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El segundo país es México con solo 2,15 hijos por mujer, casi un niño menos por familia.

Contrariamente a las tendencias occidentales, en Israel tanto las mujeres con niveles educativos alto y bajos tienen el mismo número de hijos, tampoco varía si son más o menos religiosas. Según una investigación reciente del Centro Taub para Estudios de Política Social, un instituto de investigación socioeconómica independiente y no partidista con sede en Jerusalén:

La fertilidad de Israel no solo es excepcional porque sea alta. También es excepcional porque las fuertes normas pronatalistas abarcan todas las clases educativas y todos los niveles de religiosidad, y porque la fertilidad ha aumentado a medida que aumenta la edad en que las mujeres dan a luz y aumentan los niveles de educación, al menos en la población judía. Desde una perspectiva internacional, estos son patrones extremadamente inusuales.

¿Por qué los patrones de fertilidad de Israel son tan diferentes de otros países desarrollados? La composición demográfica actual de Israel es aproximadamente 74% judía, 21% árabe y 5% «Otros». La población árabe es predominantemente musulmana (alrededor del 17%), y los cristianos árabes y drusos constituyen aproximadamente el 2% de la población. De la población judía, aproximadamente el 75% son judíos seculares o tradicionales, a diferencia de los judíos ortodoxos (o judíos haredi).

Entre los judíos ortodoxos, la tasa promedio de fertilidad se ha mantenido constante en alrededor de siete hijos por familia, y el tamaño promedio de la familia es actualmente similar tanto para los judíos ortodoxos como para los árabes. Sin embargo, recientemente, las tasas de fertilidad árabe han caído drásticamente para seguir las tendencias occidentales de fertilidad.

Por lo tanto, el aumento de la fertilidad de Israel en las últimas dos décadas en realidad ha sido impulsado en gran medida por mujeres judías no ortodoxas, cuya tasa promedio de fertilidad es de 2.2 hijos por familia. Esto también es más alto que cualquier otro país de la OCDE. Quizás extrañamente, ha ido aumentando a pesar de que las mujeres tienen hijos más tarde en la vida y trabajan más. De hecho, las mujeres judías no ortodoxas tienen tasas de empleo más altas que las mujeres en cualquier otro país de la OCDE, excepto Islandia.

El nivel educativo no afecta

Además, a diferencia de otros países occidentales, las mujeres israelíes altamente educadas tienen tantos hijos como aquellas con menor nivel de educación institucional.

Según el Centro Taub para Estudios de Política Social, en gran medida las razones detrás de las tendencias de fertilidad de Israel siguen siendo un misterio. Pero considera que vale la pena analizar por qué Israel es capaz de mantener un «perfil de fertilidad» tan excepcional, especialmente entre sus ciudadanos más educados.

Algunos factores que afectan la fertilidad son la naturaleza cultural y religiosa de la vida en Israel, y el hecho de que las mujeres puedan equilibrar la vida laboral con la vida familiar con relativa facilidad, pero esto no explica por qué Israel es tan diferente de otros países de la OCDE.

A Israel le está yendo bien económicamente desde una perspectiva macro, con un crecimiento del PIB alto (pero no per cápita), el nivel de vida está aumentando y los niveles de pobreza están disminuyendo ligeramente. Sin embargo, la preocupación es la división entre la industria de alta tecnología y el resto de la economía. Desafortunadamente, la cantidad de capacitación requerida para ingresar a estas industrias está fuera del alcance de la mayoría de los trabajadores, lo que lleva a una alta disparidad salarial.