El gobierno cubano amenaza al periodista evangélico Yoé Suárez

Evangélico Digital/ Protestante Digital/

Yoé Suárez, periodista cubano. La madrugada del pasado sábado 10 de agosto (3.00 am, siempre hora local) llegó a su hogar en Camagüey el periodista y escritor Yoé Suárez, de fe evangélica. Había sido detenido el viernes 9 de agosto a las 13.00 horas en Guantánamo, donde había acudido para realizar varias entrevistas.

 Yoé Suárez explicó a Evangélico Digital que fue interceptado por la policía cuando intentaba entrevistar en el barrio Pastorita a Roberto de Jesús Quiñones. Se trata de un periodista seglar católico que ha sido condenado a un año de prisión por su labor informativa (que habitualmente realiza como reportero en el medio Cubanet).

Actualmente está en apelación, por lo que aún no ha ingresado en prisión. Otra de las entrevistas que quería realizar en Guantánamo ya la había finalizado en el momento de ser detenido, pues se había encontrado con Manuel Alejandro Vázquez, del Diario de Cuba, cuyo encuentro guardó en la memoria de su celular, y por suerte en una memoria flash que ha podido conservar.

 Tenía en su agenda una tercera entrevista que ya no pudo hacer a familiares del matrimonio Rigal, encarcelado por educar con homeschooling a su hija, debido a que sufría acoso escolar por su fe cristiana, pero ya no podrá encontrase con ellos.  

 “Aquí mandamos nosotros”

Nos detalla Suárez que fue detenido por la PSE, la Policía de Seguridad del Estado, es decir una policía política que persigue a los que consideran un peligro para el Gobierno de Cuba, lo que significa a los opositores al régimen o a los que creen que son un enemigo político (totalmente diferente de la Policía Nacional Revolucionaria, la PNR, que persigue los delitos comunes).

Refiere que fue cacheado, y luego metido a la fuerza en un vehículo especial, con protección de acrílico transparente para presos, que separa al conductor y acompañante de la parte posterior. En esos momentos, viendo que no le habían descubierto el móvil, aprovechó para enviar un mensaje por whatsapp contando lo que ocurría, que es el que llegó a Evangélico Digital, y del que este medio informó al momento. Refiere Yoé Suárez que “al descubrir que estaba escribiendo empezaron a dar golpes en el acrílico ordenando que les diera el celular, pero ya había enviado el mensaje y lo apagué para que no pudieran ver mis contactos y contenidos”. 

Aunque le exigieron la clave para desbloquearlo, Yoé se mantuvo firme, por lo que lo requisaron, pero sin poder desbloquearlo. El que dirigía la operación “se identificó como capitán Kevin”, y le condujo a la Jefatura Provincial del Ministerio del Interior en Guantánamo. “Te estamos vigilando desde que saliste de La Habana para visitar Guantánamo”, le dijo.

Allí le interroga el mencionado capitán Kevin, que se identifica como Departamento de Enfrentamiento de Seguridad del Estado, que le comunica que en el futuro tiene un Acta de Advertencia que le prohíbe ir a la ciudad de Guantánamo.

“En este país mandamos nosotros”, le dijo refiriéndose al partido comunista cubano, añadiéndole que puede enfrentarse a causas judiciales en el futuro si persiste en la misma línea de trabajo periodístico independiente.

 Yoé Suárez refiere que no sufrió violencia física en ningún instante, aunque sí intimidación. Fueron momentos de enorme angustia, especialmente pensando en su esposa que sólo supo que él había sido detenido sin saber ningún dato más, hasta que le liberaron horas después.

 Pese a su juventud, Yoé Suárez (La Habana, 1990) es ya un periodista y escritor reconocido dentro y fuera de Cuba. Es autor de los libros de no ficción “La otra isla” (2016), “Charles en el mosaico” (Mención Premio Casa de las Américas, 2018), y “El soplo del demonio. Violencia y pandillerismo en La Habana” (2018). Compiló “Espectros” (2016), primera antología de periodismo narrativo en Cuba. Ha publicado en Univisión, Vice, El Espectador y El Español. Es también un reconocido documentalista. Yoé Suárez es colaborador habitual de Evangélico Digital, con noticias y artículos sobre la actualidad de la isla.