El catolicismo cae un 14% en Argentina en los últimos diez años

Protestante Digital / Foto: El Litorial/

El país del Papa Francisco ha pasado de tener un 76% de la población que se consideraba católica en 2008, a un 62% en la actualidad.

Argentina ha perdido el 14% de su población católica desde 2008. Así lo refleja la Segunda encuesta nacional sobre creencias y actitudes religiosas en el país, realizada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).  Hace diez años, el 76,5% de la población argentina se consideraba católica, mientras que ahora lo hace el 62,9%.

El declive es todavía más pronunciado si se observan los datos de los censos de 1947 y 1960, cuando el 93% y el 90% de los argentinos, respectivamente, se declaraban católicos.

El decrecimiento de la confesión mayoritaria del país se ha traducido, sobre todo, en un aumento del colectivo que se declara sin religión, entre los que la encuesta incluye a agnósticos (3,2%) y a ateos (6%), que en 2008 representaban al 11,3% de la demografía y ahora alcanzan el 18,9%.

 También han crecido los evangélicos, pasando del 9%, hace diez años, al 15,3% registrado este 2019, la mayoría de los cuales se identifica con la denominación pentecostal, que representan hasta un 13% de la población total. Los Testigos de Jehová y los mormones acompañan a la Iglesia Católica en su tendencia negativa, pasando del 2,1% de los argentinos en 2008, al 1,4% a día de hoy.   

LOS EVANGÉLICOS, LOS MÁS GRUPALES

 De los diferentes grupos religiosos que se identifican a partir de los datos de la encuesta, los evangélicos son los que más importancia le dan a la iglesia a la hora de relacionarse con Dios.

Hasta un 55,3% de quienes se identifican con esta confesión, afirman congregarse con otras personas que comparten sus creencias, y un 23,7% lo hace semanalmente, mientras que en el catolicismo solo el 30% se reúne, y el 11,2% lo hace cada semana. “La individualización se ha consolidado en el campo religioso.

Las personas prefieren relacionarse con Dios por su propia cuenta. Se ha registrado una caída en la asistencia semanal al culto y predominan las prácticas religiosas que se realizan en la intimidad”, señalan los autores del estudio. La encuesta también identifica al colectivo evangélico, concentrado sobre todo en las regiones de Patagonia y el Noreste, como el que menos nivel educativo tiene.

 De hecho, mientras que el 26% afirma no tener estudios, tan solo el 8,9% han estudiado en la universidad. “A medida que aumenta el nivel educativo hay una mayor proporción de personas sin religión. Los evangélicos predominan en los niveles más bajos”, subrayan.   

 DESCIENDEN LOS CREYENTES EN JESÚS, AUMENTA LA ASTROLOGÍA

 Si en 2008, el 91,8% de la población aseguraba creer en Jesús, en la actualidad lo hace un 82,5%. La tendencia es similar en cuanto a Dios, que también ha pasado de ser reconocido por el 91,1% de los argentinos, a serlo por el 81,9%. Ha crecido, en cambio, la cantidad de personas que dicen creer en “la energía”, pasando del 64,5% en 2008 al 76% en la actualidad, y en la astrología, aceptada ahora por el 33% de la ciudadanía en lugar del 25,9% de hace diez años.   

NO EXISTE ‘EFECTO FRANCISCO’ EN ARGENTINA

 Según la encuesta, “9 de cada 10 católicos declaran que su religiosidad no ha aumentado a partir de la elección del Papa Francisco”.

De hecho, el 82,4% de la población argentina asegura que sus inquietudes religiosas han permanecido igual, mientras que el 7,9% afirma que han aumentado y el 7,3% que han disminuido.

Para el 40,6% de los argentinos, la figura de Francisco les resulta “indiferente”, mientras que el 27% considera que “está demasiado metido en política en lugar de ocuparse de la parte espiritual”.

Solo el 27,4% cree que “es un líder mundial que denuncia las situaciones de injusticia en el planeta”.