Corte Suprema de EE. UU. rechaza intento de ateos de eliminar frase “En Dios confiamos”

Róger Murillo /periodicomaranata.com /

La Corte Suprema de los Estados Unidos de América rechazó este lunes 10 de junio un nuevo intento de la comunidad atea de este país, que pretendía eliminar la frase “En Dios confiamos”, impresa en los billetes de dólar desde 1864 y en todas las monedas a partir de 1955.

Este último intento fue de Michael Newdow, un ateo declarado, quien a nombre de un considerable porcentaje de personas que piensan igual que él, argumentó ante la Corte Suprema que la frase “IN GOD WE TRUST” (En Dios confiamos) es un respaldo del gobierno a la religión y por lo tanto viola la Primera Enmienda.

Recordemos que la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, prohíbe la creación de cualquier ley con respecto al establecimiento oficial de una religión.

“Al imprimir este texto religioso en cada moneda, el gobierno está convirtiendo a los ateos en forasteros políticos”, expresó Newdow.

Este ateo ya había perdido en los Tribunales la idea de eliminar el término “Bajo Dios” de la Promesa de lealtad y también trató de evitar que los líderes gubernamentales expresaran la frase “…así que ayúdame Señor”, que se acostumbra decir en las inauguraciones presidenciales.

Newdow alegó ante la Corte, que su grupo, como peticionarios,  son ateos contrarios al pensamiento de que la gente deba de confiar en Dios y que “confiar en cualquier Dios es un concepto equivocado”.

La Corte, aunque rechazó la propuesta sin hacer comentarios, ha reconocido en varios casos similares, que el lema y su inclusión en el diseño de la moneda norteamericana, es una referencia al legado religioso que dejaron los antepasados y que “no viola la cláusula de Establecimiento de la Primera Enmienda”.

Es importante mencionar que estos ateos acusan al Estado de manipular la fe en la religión por medio del dinero y que se procura adoctrinar a los niños para que desde pequeños confíen en Dios.

Pero los jueces han reiterado que no es razonable pensar que la impresión de dicha leyenda en el dinero se haga para divulgar un mensaje religioso y que nadie está obligado a usar los billetes para adquirir sus compras, ni se pretende que los ciudadanos lean los mensajes impresos en los mismos.

Paralelo al rechazo de la Corte Suprema, también se denegó una demanda de un judío que considera que el uso del nombre de Dios en las monedas y en las cédulas estadounidenses, es un pecado.

Es importante expresar, que la leyenda “En Dios confiamos”, que los norteamericanos por tradición la usan con mayúscula, se originó con la bandera estampada estelar de la guerra de 1812, que declaraba “Y este es nuestro lema: en Dios confiamos”.

Después de la Guerra Civil, varios pastores propusieron a Salmon P. Chase, secretario del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, la propuesta de que el lema se inscribiera en las monedas y tal proyecto fue aprobado por el Congreso en 1864 y ratificado en 1873 con la Ley Cunhagem.

Para 1956, el Congreso aprobó que la resolución “En Dios confiamos”, no solo se imprimiera en las monedas sino que  fuera el lema nacional, lo cual fue confirmado por la Cámara de Representantes en el 2011.

Quizá le interese:  Periodista Lucía Pineda: “Mi libertad vino de Dios”.