Católicos chinos se atrincheran en iglesia para evitar demolición

ACI Prensa /

Hace unos días un grupo de sacerdotes y feligreses se atrincheró en una iglesia católica en la provincia china de Hebei para tratar de evitar que el gobierno la derribe, según señalan los informes. 

La protesta comenzó a las 6 de la mañana del jueves 31 de octubre en la iglesia en Wu Gao Zhang, parte del distrito Guantao de Hebei, en la costa del norte de China. Las autoridades han ordenado que la iglesia sea destruida a pesar de que está completamente reconocida y aprobada por el gobierno. Según el medio AsiaNews, las autoridades locales indicaron que el edificio carece de los permisos adecuados. 

En septiembre de 2017, China promulgó nuevas regulaciones estrictas para la religión. Desde entonces, las autoridades han estado vigilantes para que se cumplan los requisitos para los permisos. Las iglesias que no cumplen son destruidas. 

Según AsiaNews, muchos católicos chinos dicen que el acuerdo entre la Santa Sede y China de septiembre del 2018 animó al gobierno a tomar medidas punitivas contra los católicos que no pertenecen a iglesias aprobadas por el estado.

Según los informes, los funcionarios pública afirman que “el Vaticano nos apoya” y han ordenado la destrucción de otras 40 iglesias.  

Durante décadas, la Iglesia en China se dividió entre la Asociación Católica Patriótica China, una Iglesia estatal bajo el control del Partido Comunista Chino y la Iglesia clandestina que estaba en plena comunión con la Santa Sede. El acuerdo de 2018, cuyos detalles no se han publicado, tenía la intención de unificar las dos comunidades eclesiásticas, aunque múltiples informes de China han indicado que los sacerdotes y laicos que se niegan a adorar en las iglesias administradas por el gobierno se enfrentan a una mayor persecución. 

En las provincias de Jiangxi y Fujian, en el este de China, los sacerdotes que se negaron a firmar acuerdos que los vinculaban a las regulaciones del gobierno fueron expulsados ​​de sus hogares y sus iglesias cerradas. El gobierno chino ha prohibido viajar a sacerdotes que no están conformen, y muchos se han visto obligados a esconderse. 

En julio y agosto, al menos cinco iglesias católicas en la diócesis de Yujiang fueron clausuradas a la fuerza por el gobierno, debido a su negativa a unirse a la Asociación Católica Patriótica China. A mediados de agosto, los funcionarios del gobierno amenazaron con arrestar a un sacerdote clandestino y revocar los subsidios básicos del gobierno a todos los católicos en la ciudad de Yingtan después de que su parroquia se negara a unirse a la Iglesia patrocinada por el estado. 

“El gobierno coloca espías en las iglesias de la Asociación Católica Patriótica China para controlar especialmente lo que dicen los sacerdotes en sus sermones y las actividades que realizan”, informó recientemente un sacerdote de Yujiang a la revista Bitter Winter. 

El gobierno chino monitorea la actividad cotidiana de los sacerdotes de la Asociación Católica Patriótica China, inclusive sus viajes. 

“Básicamente, el estado sabe todo sobre los sacerdotes”, agregó.

La persecución china de las minorías religiosas ha sido el foco de un escrutinio internacional sostenido. Se estima que el país ha encarcelado a millones de musulmanes uigures, y los principales grupos de derechos humanos han informado a las Naciones Unidas que los disidentes políticos y las minorías religiosas encarceladas han sido objeto de extracción de órganos para su uso en el comercio de órganos del país. 

En septiembre, surgieron informes de que se ordenó a las iglesias pertenecientes a la denominación protestante del “Movimiento Patriótico de los Tres Seres” de China que reemplazara las exhibiciones de los Diez Mandamientos con dichos del presidente chino Xi Xinping.

Según los informes, la directiva se produjo después de que inicialmente se les dijo a las iglesias de los Tres Seres que eliminaran el Primer Mandamiento, “No tendrás dioses delante de mí”, ya que Jinping no estuvo de acuerdo con él. 

Los informes indican que aquellos que se han negado a eliminar alguno o todos mandamientos han sido encarcelados. Hay líderes acosados ​​incluso en iglesias que cumplieron con las instrucciones.