En Nicaragua: Cardenal Leopoldo Brenes repudia ataque de paramilitares

Emiliano Chamorro Mendieta / La Prensa / Nicaragua /

El Arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), el cardenal Leopoldo Brenes, condenó este martes la represión, ejecutada por fuerzas policiales y paramilitares contra la población en la ciudad de Jinotepe, en el departamento de Carazo, a través de un comunicado publicado por  la Arquidiócesis.

Se reportan también amenazas contra sacerdotes e iglesias en distintas partes del país a lo largo de la crisis que con hoy dura 57 días. La posición de Brenes fue divulgada en las cuentas de la redes sociales, de la institución que dirige desde 2005, en la que narra que la ciudad de Jinotepe  fue atacada durante la madrugada.

“Esta madrugada fue informado por los sacerdotes de Jinotepe que desde las 3:00 am la ciudad ha sido atacada por antimotines y grupos paramilitares. El Arzobispo lamenta y condena de igual forma la decisión del hospital público de no recibir a los heridos”, afirma la comunicación.

La Iglesia Católica actúa como mediadora y testigo del diálogo nacional, entre el gobierno y la sociedad civil iniciado el 16 de mayo pasado. Esas conversaciones fueron suspendidas el pasado 31 de mayo, un día después de la masacre del día de las Madres.

 La Iglesia Católica actúa como mediadora y testigo del diálogo nacional, entre el gobierno y la sociedad civil iniciado el 16 de mayo pasado. Esas conversaciones fueron suspendidas el pasado 31 de mayo, un día después de la masacre del día de las Madres.

Los religiosos entregaron el jueves siete de junio una propuesta para democratizar el país, de la que esperaban una respuesta de Daniel Ortega al cabo de dos días, el tiempo que el jefe de Estado pidió para “reflexionar” sobre la misma.

Sin embargo, el Obispo Abelardo Mata, secretario de la CEN, denunció el lunes, ante el silencio de Ortega, que la respuesta del ejecutivo fue la represión contra los manifestantes, que en los últimos días, además de Jinotepe, se ha extendido a los barrios orientales de Managua.

Violencia también contra iglesias

La violencia también ha sido contra iglesias  en Masaya, Managua, León y Jinotega. Alfredo García, párroco de la Iglesia San Cristóbal, en Managua, en un comunicado dado a conocer por la Arquidiócesis, denunció amenazas en su contra por paramilitares ligados al gobierno.

“Hoy en la mañana en las instalaciones de nuestra Parroquia (condenamos amenazas) por grupos paramilitares. Responsabilizamos a esos grupos de cualquier cosa que hagan en contra de nuestra Parroquia. Agradecemos a la comunidad que ha estado pendiente de nuestra Parroquia y les invitamos a estar en constante oración”, expresó el sacerdote.

No detendrán labor profética

La Arquidiócesis de Managua dejó claro que la labor de la iglesia es profética y lo continuarán haciendo ante los hechos que el país vive.

“Los Obispos y sacerdotes realizan su labor profética en medio de estos hechos de terror que ocurren en toda Nicaragua. Oremos por ellos”, pidió.