Bolsonaro desmiente retiro de pinturas católicas del palacio presidencial de Brasil

ACI Prensa /

Luego de que en redes sociales circulara la noticia de que la esposa evangélica del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, habría pedido el retiro de las pinturas de arte sacro y católico del palacio presidencial, ambos desmintieron la información.

“Fui sorprendido con la noticia de que mi esposa retiraría las imágenes católicas de la futura residencia oficial debido a su religión”, escribió Jair Bolsonaro en su cuenta de Twitter el 18 de diciembre.

“Ella es evangélica y yo soy católico, ¡ambos tenemos objetos que recuerdan nuestra fe en nuestra casa! ¡No es casualidad que inventen narrativas para desgastarnos a toda costa!”, agregó el presidente electo.

Ese mismo día, Bolsonaro volvió a hablar del tema en un video en vivo en su página de Facebook: “En mi casa aquí tengo una imagen de Nuestra Señora Aparecida que adquirí cuando estuve en Aparecida, y mi esposa no me dijo absolutamente nada. Soy católico y ella evangélica y nos respetamos. Así tiene que ser. Entre nosotros no existe conflicto religioso porque somos cristianos”, dijo.

Por su parte, Michelle Bolsonaro usó su cuenta privada de Instagram para responder a los comentarios del diputado estatal electo Gil Diniz.

La futura primera dama dijo haber descubierto que la entrevista concedida a los medios sobre el retiro de las imágenes sacras habría sido dada por “un funcionario petista (miembro del PT-Partido de los Trabajadores) del actual gobierno”.

“Todas las imágenes hacen parte del proceso de restauración” y “una de ellas es de Santa Bárbara, que es del arma de caballería del general Mourão”, que es el vicepresidente electo.

“Él se entusiasmó y dijo que era de su arma. Por eso nos preguntó si podíamos colocarla en Jaburu. Conversamos. Es común ese tipo de rotación”, indicó Michelle Bolsonaro.

Las informaciones sobre el supuesto retiro de pinturas del Palacio de la Alborada, la residencia oficial del presidente de Brasil en Brasilia, indicaban que cinco piezas con simbología católica hacen parte del mobiliario, incluida la pintura de Santa Bárbara del siglo XVIII, que será llevado al Palacio de Jaburu, la residencia oficial del vicepresidente.

“Hay mucha maldad en las personas que quieren jugar con los católicos. Yo soy evangélica y mi marido es católico. Nos respetamos y jamás faltaría el respeto a su religión”, concluyó Michelle Bolsonaro.