Australia aprueba el matrimonio homosexual

Fuente: Protestante Digital /

El resultado oficial de una encuesta postal nacional no vinculante en Australia muestra que el 61,6% de la población está a favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Con un 39,4% de votos al no, unos 4,8 millones rechazaron el cambio de la definición legal de matrimonio, que explicita el matrimonio solo para parejas heterosexuales.

Casi el 80% de los ciudadanos australianos participaron en el voto por correo, una participación muy alta que muestra cuán ampliamente se ha discutido el significado del matrimonio en la sociedad en los últimos meses. Tal como se había anunciado, el parlamento federal australiano tramitará ahora una ley de matrimonio homosexual. El primer ministro, Malcolm Turnbull, dijo que su gobierno trataría de aprobarla incluso “antes de Navidad”.  

Podría tener efecto coercitivo:

El arzobispo anglicano de Sidney, Glenn Davies, que había hecho campaña activamente por el “no”, reaccionó a la votación diciendo que “acepta el resultado” del plebiscito postal, pero advirtió que, en otros países, “el efecto coercitivo de cambiar la definición de matrimonio ha sido restringir la capacidad de las personas para mantener un punto de vista diferente”.

“Uno de los puntos sobresalientes de la democracia y la dignidad humana es la libertad de expresión, la libertad de la fe y la libertad de conciencia. Por lo tanto, lo que el parlamento tiene que hacer ahora, al legislar a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, es hacerlo de una manera que proteja las libertades de todas las personas”, dijo Davies.   

Respeto a las creencias bíblicas:

Otro líder cristiano influyente en el país es el pastor de la iglesia Hillsong, Brian Houston. Dijo que continuará enseñando la definición bíblica del matrimonio, a la vez que su iglesia seguirá “apuntando a las personas hacia Jesús”.   Brian Houston. “El trabajo de nuestra iglesia continuará como de costumbre, como lo hace en muchas partes del mundo donde el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal”, dijo. Sin embargo, es “vital” que la legislación proteja los “derechos de las iglesias, los pastores y otros a tener creencias contrarias basadas en las enseñanzas tradicionales de las Escrituras”.