Asamblea Nacional nombra la “Comisión Porras” para “investigar” la represión de abril

Fuente: José Adán Silva / La Prensa Nicaragua /

En una sesión completamente conformada por los diputados oficialistas del Frente Sandinista, el presidente de ese poder del Estado, y fiel servidor político de la pareja presidencial de Nicaragua, Gustavo Porras, anunció la conformación de una “comisión investigadora” que denominó Comisión de la Verdad, Justicia y Paz.

Con todos los 74 votos del oficialismo, cero en contra y una abstención, el plenario orteguista aprobó la lista de personalidades para integrar la “Comisión Porras”, que según el oficialismo, investigará los violentos sucesos de abril cuando la policía, fuerzas paramilitares y miembros de la Juventud Sandinista reprimieron a estudiantes y pobladores, matando al menos a 42 personas, además de torturar, secuestrar, asaltar y detener ilegalmente a decenas de manifestantes.

Los miembros de la “Comisión Porras” son: Mirna Cunningham, exdiputada sandinista, médica cirujana, feminista miskita y activista indígena de Nicaragua vinculada al orteguismo hace años. Ha participado en procesos político-sociales vinculados a la lucha por los derechos de las mujeres y de los pueblos indígenas de América Latina. En julio pasado, Cunningham fue electa como Presidenta del Consejo Directivo del Fondo para el Desarrollo de Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe para el periodo 2017-2019.

Cairo Amador, hermano del fundador del Frente Sandinista, Carlos Fonseca y analista político afín al régimen.

Adolfo Jarquín Ortel, subprocurador orteguista de derechos humanos, antes socialcristiano y ahora defensor del régimen de Ortega y detractor del movimiento estudiantil. El pasado julio, Jarquín abandonó una entrevista en vivo en el programa Café con Voz tras ser cuestionado por la violación de derechos humanos en Nicaragua. Antes de dejar el programa, Jarquín dijo: “Ahora tenés un gobierno que respeta y defiende los derechos humanos” y aseguró que en el país existe la libertad de expresión al punto que se ha caído en “libertinaje de expresión”.

Jaime Francisco López Lowery, vicerrector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), militante sandinista y exfuncionario público del orteguismo. La UNAN fue la única universidad pública a la que le fue impedida la participación en las protestas y es la cuna y laboratorio de UNEN, el brazo político del orteguismo en las universidades públicas.

Francisco Uriel Molina Oliú, sacerdote franciscano, teólogo, colaborador guerrillero del Frente Sandinista y defensor del orteguismo desde su ascenso al poder en 1979. El pasado 21 de febrero fue condecorado por Ortega, según nota del portal oficialista El 19 Digital: “Tras recibir la orden Augusto C. Sandino, en el homenaje al General de Hombres y Mujeres Libres, el Padre Uriel Molina Oliú, expresó que el ideal de Sandino se mantiene en la persona del Comandante Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo. Todas las ventajas que nosotros a diario vemos en este país, llámense carreteras, escuelas y todas las iniciativas de todo tipo, todo eso lo debemos a que se mantiene el ideal de Sandino en la persona del Comandante Ortega y de su señora esposa Rosario Murillo”.

Según el presidente de la Asamblea Nacional, la “Comisión Porras” trabajaría fuera del Poder Legislativo “con independencia y autonomía, nosotros solo le damos origen y la creamos legalmente”. La comisión fue juramentada entre aplausos de la bancada orteguista que busca excluir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de participar en una investigación independiente para dar con los responsables de la masacre de abril.