Arde Notre Dame de París: se derrumban la aguja del templo y la cubierta, se salva la estructura

Religión en Libertad/

En torno a las 18.50 horas de este lunes se desató un incendio en la catedral de Notre Dame de París, que obligó a evacuar el templo y por el momento ha provocado el derrumbe de la aguja del templo, de 93 metros y 750 toneladas de peso, que ha caído sobre la cubierta, que también se ha hundido. Sin embargo, los bomberos parecen confirmar que la estructura de la catedral quedará a salvo.

No se han registrado heridos.

El ayuntamiento de París ha convocado un gabinete de crisis para una tragedia de dimensiones históricas. Los alrededores de la catedral han sido evacuados.

El origen del incendio se puede deber a los trabajos de renovación que se estaban llevando a cabo en su interior. El techo, devorado por el fuego, ha sido destruido, y también la bóveda.

Cada año pasan unos 13 millones de personas por la iglesia, que tiene más de 8 siglos de historia.

Ante este suceso, y mientras todavía las llamas devoraban el histórico templo, jóvenes católicos franceses se concentraban junto a su catedral para rezar y cantar el Ave María.

Eduardo, un guía turístico español en París, declaraba al diario ABC: “Lo primero que vi es la aguja, construida por Viollet-le-Duc, en llamas entera. Ha sido increíble. Me he quedado mirándola y ha empezado a caerse lentamente. La gente ha empezado a gritar como si estuvieran tirando a alguien de un balcón», contaba

«Parecía una película de desastres. La aguja se ha caído sobre el techo y ha empezado a incendiarse todo. Al lado de la flecha había vidrieras y han explotado. No hay nada. Estoy viendo el fuego. Es como ver una imagen del infierno dentro de la catedral, es la destrucción de lo sublime. Estoy temblando. La gente llora y se abraza», explicaba Eduardo.

El periodista Nicolas Delasalle, en el periódico de izquierdas Libération, publicó: «Todas las obras de arte han sido salvadas. El tesoro de la catedral está intacto, la corona de espinas, los santos sacramentos».

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, canceló el discurso que iba a pronunciar este lunes en su “Gran Debate de la Nación”. El mandatario acudió al lugar y desde Twitter escribió: «Emoción de toda la nación. Pensamiento para todos los católicos y todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, estoy triste de ver arder esta parte de nosotros».

Donald Trump, ha calificado de «terrible» lo ocurrido en París. «Es tan terrible asistir a este gigantesco incendio de Notre Dame. Quizá habría que movilizar bomberos para apagarlo. Hay que actuar rápido», ha señalado. La canciller alemana, Angela Merkel, lamenta la pérdida, dice, de «un símbolo de Francia y de nuestra cultura europea».

Notre Dame estaba en restaurándose para evitar su deterioro. El Arzobispado de París estaba intentando recaudar 100 millones de euros para salvar y restaurar las esculturas de quimeras (del siglo XIX, en el tejado) y los arcos góticos de su edificio, en mal estado: la polución y el paso del tiempo han causado desprendimientos de piedra.

La catedral se encontraba en obras de restauración desde julio de 2018, y parece que el incendio podría haberse originado en uno de los andamios. El pasado jueves fueron retiradas 16 estatuas de cobre de la aguja que ha caído, por lo cual se han salvado del fuego. Medían 3 metros de largo y se habrían restablecido en su lugar en el año 2022, una vez finalizada la restauración.

Aunque aún se desconocen las causas del siniestro, este incendio sucede tras una oleada sin precedentes de ataques y profanaciones a iglesias católicas en Francia en los dos últimos meses, que apenas han tenido repercusión mediática.