Amdrew Brunson pasaba horas orando para mantenerse cuerdo, en su confinamiento en prisión

Fuente: La Gaceta Cristiana /

Ahora que ya está de regreso en los Estados Unidos y libre de sus dos años de detención en Turquía, el Pastor Andrew Brunson está hablando sobre las dificultades de su encarcelamiento y de cómo Dios usaba la situación para su bien.

Brunson, un nativo de Carolina del Norte quien junto con su esposa pasó más de dos décadas predicando el Evangelio en Izmir antes de ser culpado de terrorismo en el 2016, se reunió esta semana con las redes de noticias por cable después de que finalmente el fin de semana pasado hubiera aterrizado de regreso en tierra estadounidense.

Durante esas entrevistas Brunson dió más información sobre los detalles de su mundialmente conocida detención que ha agriado las relaciones entre Ankara y Washington.

En una entrevista con George Stephanopoulous de ABC, Brunson dijo que tal vez en estos momentos él sea uno de los “hombres más odiados de Turquía” por el hecho de que ha sido acusado falsamente de no solo apoyar a un movimiento terrorista acusado de intentar derrocar al régimen de Erdogan, sino también de apoyar a terroristas kurdos.

Cuando Brunson y su esposa, Norine, fueron originalmente arrestados en octubre del 2016, Brunson dijo que ellos estaban en “shock.”

“Fuimos arrestados en el cumpleaños de nuestro hijo mayor y fue para deportación. Entonces nos dijeron que éramos una amenaza a la seguridad nacional y dentro de muy poco tiempo se volvió claro que esto era inusual y que no se nos permitiría ver a un oficial consular y yo y mi esposa fuimos retenidos por 13 días sin contacto con el exterior,” explicó Brunson. “Solo se siguió aplazando y aplazando. Estábamos muy consternados porque pasamos 23 años hablándole a la gente en Turquía sobre Jesus. Lo hicimos muy abiertamente y nunca tuvimos un problema con ello.”

A pesar de que eventualmente Norin Brunson fue liberada, Andrew Brunson siguió detenido.

“Es bastante duro el solo hecho de estar en prisión. Al comienzo estuve en confinamiento solitario por un numero de días. Eso fue muy difícil y de la forma en que sobreviví eso fue solo con pasar las horas en oración solo para mantenerme cuerdo,” explicó Brunson. Estaba muy aislado tanto por el idioma como por la cultura, la nacionalidad y también por la religión.”

Brunson explicó que todos sus compañeros de celda eran “musulmanes muy fieles” quienes habían sido arrestados durante la represión al mismo movimiento terrorista del cual se acusaba a Brunson de apoyar para derrocar el gobierno de Erdogan.

“Así que en muchas formas era como vivir en una mezquita,” explicó Brunson.

Durante una entrevista con Sean Hannity de Fox News el pastor evangélico Presbiteriano ahondó más en el trato que se le daba en prisión, él dijo que a pesar de que sus compañeros de prisión lo trataban relativamente bien “fue muy difícil ser el único cristiano entre ellos.”

Durante su tiempo en prisión, el único contacto consitente que tenía Brunson con el mundo exterior eran la media hora semanal en la que su esposa lo visitaba. El matrimonio podía hablar a través de una ventana y un teléfono y Brunson dijo que su esposa le platicaba que gente de todo el mundo estaba orando por él.

Durante el encarcelamiento de Brunson había mucha preocupación por el hecho de que el había perdido más de 22.6 kilogramos y parecía estar sufriendo mental y emocionalmente.

A pesar de las condiciones, Brunson le dijo a ABC News que en prisión el comenzó a realizar que Dios estaba usando su situación como una “bendición.”

“Esta es una de las cosas surreales,” dijo Brunson cuando se le pregunto de los cristianos en Estados Unidos que estaban uniéndose para presionar por su liberación. “[Mi esposa y yo] no somos personas conocidas. No somos personas muy importantes. Llevamos un buen número de años trabajando en Turquía en la obscuridad. Creo que millones de personas en muchos países alrededor del mundo estaban orando por nosotros. Aun cuando esto nos ha herido mucho, yo creo que Dios ha usado esto o estaba planeando usar esto para traer bendición a Turquía. Ahora hay millones de personas que están orando en Turquía.”

Después de aproximadamente año y medio en prisión, una corte ordenó en julio que Brunson fuera liberado y puesto en arresto domiciliario. Esto fue en respuesta a que el gobierno de Estados Unidos puso más presión en Turquía para la liberación inmediata de Brunson y para que se le permitiera regresar a Estados Unidos. Esto se hizo a través de sanciones y una promesa de duplicar las tarifas del acero turco y las exportaciones de aluminio. La presión llevo a mas caídas en la economía turca.

Brunson le aseguró a Stephanopoulos que incluso a pesar de sus dos años de detención el todavía ama a Turquía.

El sábado a su regreso a Estados Unidos, Brunson oró por el Presidente Donald Trump en la Oficina Oval y le pidió a Dios que guie al Presidente y que le dé “sabiduría sobrenatural.”

“Mi esposa y yo hemos orado por cada presidente,” le dijo Brunson a ABC News. “Nunca hemos tenido la oportunidad de hacerlo en la Oficina Oval. Antes de que entráramos a la Oficina Oval, mi esposa y yo oramos juntos para que tuviéramos la oportunidad de orar por él. Creemos en el poder de la oración y pensamos que este Presidente necesita mucha oración. Cada Presidente lo necesita. Así que le pedimos a Dios que nos diera la oportunidad.”

Brunson le dijo a Hannity que Norine quería orar por Trump unos versículos del Antiguo Testamento del libro de Isaías y pidió que “el Espíritu de Dios viniera sobre él.”