Al menos 20 muertos en atentado terrorista contra una catedral en Filipinas

Fuentes: El País / Info Católica /

Al menos 20 personas han perdido la vida este domingo y otras 71 han resultado heridas en un atentado contra una iglesia católica en el sur de Filipinas, según ha informado la policía local. Se han registrado dos explosiones en el templo, una justo en el momento en el que los asistentes a misa salían de la iglesia y una segunda en el aparcamiento cuando las fuerzas de seguridad respondían a la primera, según ha explicado un portavoz militar. La mayor parte de las víctimas han sido civiles, aunque al menos siete soldados presentes en la zona después de la primera detonación han perdido la vida. Fuentes oficiales han llegado a elevar la cifra a 27 muertos, pero luego la han rebajado a 20.

Quince civiles y cinco soldados fallecieron en lo que se considera un ataque de grupos terroristas, que dejó además 81 heridos (65 civiles, 14 soldados y dos policías), según el último recuento conjunto de las Fuerzas Armadas y la Policía.

El ataque se ha producido en la localidad de Jolo, a unos 1.000 kilómetros al sur de Manila. El suceso tiene lugar días después del plebiscito para la creación de una región autónoma musulmana en el sur del país, bautizada Bangsamoro y concebida como solución pacífica a cinco décadas de conflicto separatista en la zona musulmana de la isla de Mindanao, que se ha cobrado la vida de unas 150.000 personas.

Esa opción, ratificada en las urnas por un 87% de los votos, forma parte del acuerdo de paz firmado en 2014 con el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), el mayor grupo rebelde musulmán de Filipinas que renunció a sus aspiraciones independentistas y a la lucha armada a cambio de gobernar esa nueva región.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha prometido este domingo «aplastar» a los «impíos criminales» que se encuentran detrás del ataque, a través de su portavoz, Salvador Panelo.

Panelo ha descrito el incidente como un «acto de terrorismo» y un «atrevido desafío» contra la capacidad del Gobierno para controlar el sur del país, campo de actuación de grupos terroristas islamistas. «Perseguiremos hasta los confines de la Tierra a los despiadados perpetradores detrás de este crimen cobarde hasta que cada asesino sea llevado ante la justicia y sea puesto tras las rejas».