Actor Tim Allen se entregó a Cristo y dejó las drogas

Fuente: La Gaceta Cristiana /

Tras las bambalinas de la fama hay conflictos que no conocemos, tan difíciles y traumáticos como otros que vivimos diariamente.

Es gracias al testimonio de actores como Tim Allen, el renombrado comediante americano, que vemos cuán independiente de su condición social o prestigio en la sociedad, la presencia de Dios es algo esencial en la vida de cualquier ser humano.

Allen perdió a su padre cuando tenía 11 años, quien murió atropellado. Por varios años se quedó de duelo y no encontró otro medio de superar su dolor, sino tras la ilusión provocada por las drogas. “Yo quería una respuesta de Dios en aquel momento.”, dijo. “Tuve una relación tumultuosa con mi Creador desde entonces”

Como muchos que se sumergen en el mundo de las drogas, Allen llegó a ser arrestado, pero él era consciente de lo que lo motivaba al uso de estupefacientes “Yo usaba drogas y alcohol como un mecanismo de enfrentamiento y luego fui arrestado y condenado por la posesión ilegal de 650 gramos de cocaína en 1978 “, dijo.

“Poco después de eso, recibí una llamada de Jeffrey Katzenberg, de Walt Disney Studios, diciendo que querían que formara parte de la familia Disney, lo que me pareció muy irónico“.

“Por años, simplemente no me había gustado esta idea de Dios o la iglesia. Yo todavía frecuentaba la iglesia, pero era un cínico. Pero, por más que tuviera dudas, no podía negar la increíble creación de Dios, ya que sabía que esta no sucedió por casualidad“, reconoce. Ciertamente, quien me creó no lo hizo por accidente.

La vida del actor cambió radicalmente cuando la situación se volvió insoportable. Él ya había alcanzado fama, éxito profesional y una condición financiera cómoda, pero lo principal aún no estaba presente: ¡Dios!