Guerra de datos entre médicos y la empresa farmacéutica Gilead por un posible tratamiento de covid

Nuño Domíguez / El País /

Un ensayo con pacientes en China muestra que remdesivir no aporta beneficios, mientras la compañía fabricante ofrece información sin revisar que sugiere lo contrario.

Uno de los fármacos más prometedores para convertirse en tratamiento contra la covid —el antiviral experimental remdesivir— está sumido en una compleja guerra de datos entre grupos de médicos que dicen que no aporta ninguna ventaja a los enfermos y Gilead, la empresa que lo fabrica, que sugiere que es prometedor.

El remdesivir fue desarrollado como un potencial tratamiento contra el ébola, pero en 2019 no demostró ser efectivo. Hasta hace unos días solo había pruebas de su posible efectividad contra la covid de estudios en laboratorio con células humanas y pruebas en animales infectados con el MERS, otro coronavirus similar al actual. Un estudio publicado hace unos días en 53 pacientes con enfermedad grave que recibieron el fármaco como tratamiento compasivo mostró mejoría, pero era imposible saber si el medicamento jugó algún papel en ella.

En estos momentos hay en marcha ensayos clínicos con pacientes, unos financiados por la farmacéutica estadounidense Gilead, otros impulsados por agencias sanitarias como la OMS y los Institutos Nacionales de Salud de EE UU (NIH), para averiguar cuál es la efectividad real de este fármaco contra la covid.