Fraternidades pastorales de Costa Rica organizan día de consagración nacional

Róger Murillo – periodicomaranata.com /

Para el 21 de enero próximo, durante todo el día, las fraternidades de pastores de Costa Rica, están organizando el “Día de consagración y santificación nacional”, el cual es un llamado a que las “vírgenes prudentes” citadas en el libro de Mateo, cuiden que no se les acabe el aceite y que mantengan sus lámparas encendidas, no solo para pelear la buena batalla, sino también ante la inminente venida del Señor, según explicó a periodicomaranata.com el apóstol Jorge Luis Soto, coordinador de esta actividad.

Don Jorge Luis manifestó, que dicha iniciativa tiene varios propósitos, pero que el principal de ellos es pedir perdón a Dios por nuestra indiferencia espiritual hacia Él y por insistir en hacer nuestra voluntad, sin tomar en cuenta al Espíritu Santo.

Aseguró, que es una buena oportunidad para que las familias hagan votos de consagración al Cielo, con la intención de mejorar su relación espiritual durante este 2021.

Agregó, que cada Fraternidad se hará su propio programa y dinámica, para involucrar a las iglesias en este proyecto.

El aceite era clave para mantener la lámpara encendida de las vírgenes prudentes.

La levadura de los fariseos

Uno de los conceptos que menciona el afiche de esta actividad, es “librarnos de la levadura de los fariseos”, un aspecto que mencionó el Señor Jesús con gran firmeza en los evangelios.

Por levadura de los fariseos se entiende; costumbres, dinámicas y formas de comportamiento del mundo, que han permeado a la Iglesia, sin que esta haya podido evitarlo, todo lo contrario, pareciera que a veces se acostumbró a vivir con ellas.

También, se habla de personas con ciertas características que causan daño y que no tenemos el discernimiento para detectarlas, hasta que ya es demasiado tarde.

Por ejemplo, aquellos que se consideran mejores que otros, que condenan a sus hermanos de forma injusta por presuposiciones o sospechas, dividen las iglesias, traen murmuración, son sin misericordia, se creen jueces de los demás, por lo tanto se toman atribuciones como el estar constantemente acusando a otros.

Suele ocurrir, que este tipo de creyentes no permiten que se les critique, por cuanto se presentan como excelentes religiosos bajo una apariencia de piedad, aunque sus corazones están llenos de frustración y malos sentimientos.

Los fariseos se creían espiritualmente superiores y procuraban encontrar algún pecado para condenar a Jesús.

Respaldo de la FAEC

Rigoberto Vega Alvarado, presidente de la Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC), expresó a Maranata, que vieron con agrado la propuesta de Jorge Luis Soto y le dieron el apoyo, ya que la misma, coincide con una inquietud que esta Federación ha venido presentando a otros líderes a nivel nacional.

“Este proyecto se ajusta a nuestros propósitos para este año, por cuanto uno de los llamados que hemos hecho a distintos líderes, es salir a la escena pública con un mensaje de arrepentimiento y consagración, dirigido no solo para la Iglesia, sino a la sociedad civil. Así es que avalamos la iniciativa, porque cumple varias funciones, no solo la oración, sino también la unidad ministerial, algo que está acorde con nuestros objetivos de este año, los cuales estaremos presentando a líderes denominacionales, afiliados, iglesias independientes y fraternidades. Este esfuerzo del jueves 21 de enero, es consecuente con actividades similares que han promovido otros líderes anteriormente y para nosotros será la primera del 2021”, manifestó Vega Alvarado. 

El apoyo de Faro del Caribe

Don Jorge Luis señaló, que la emisora Faro del Caribe se ha identificado plenamente con este proyecto.

Mencionó que ese jueves 21, abrirán sus micrófonos desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde, dando participación a diversos líderes nacionales y presidentes de fraternidades de pastores, para que tengan un corto pensamiento u oración por algún aspecto en particular previamente planificado.

Respaldo de las fraternidades

Carlos Pérez García presidente de la Fraternidad de Ministerios de Costa Rica, con sede en San José, dijo al periódico Maranata, que cuando les llegó la solicitud con todo gusto la apoyaron.

“Como ministros del Señor y como Iglesia, reconocemos la necesidad de humillarnos delante de la presencia de Dios. Él demanda un cambio radical en el corazón de todos, comenzando con los ministerios y concluyendo con los miembros de las congregaciones. Debemos arrepentirnos de nuestros pecados y pedir perdón por nuestra nación, la promesa bíblica dice que, si Él oye nuestro clamor, sanará nuestra tierra”, recalcó don Carlos.

Por su parte Rafael González, presidente de la Fraternidad de pastores de Heredia, sostuvo que “como pastores, fraternidades e iglesias es nuestro deber acudir a este llamado, primero por la pandemia que se está atravesando, que de paso dejó al descubierto que Dios sigue teniendo el control de este mundo. Por eso debemos dejar de lado las peticiones materiales e involucrarnos en la parte espiritual, por cuanto Dios nos está enseñando que el único camino correcto, es buscar su presencia, no hay otro, de manera que estamos muy complacidos de apoyar este proyecto”, indicó el pastor González.

Luis Hernández, presidente de la Fraternidad de Pastores de Cartago, advirtió que esta inquietud es muy valiosa y que como organización pastoral están dispuestos a darle todo el respaldo.

“Creo en este movimiento, pero antes nosotros como ministros debemos pasar un proceso de consagración, para que el Espíritu Santo rompa todos los conceptos que nos han dividido y perjudicado. Como líderes debemos dar el ejemplo, humillándonos delante del Señor, para así alcanzar su beneficio y romper con todo este tipo de ataduras y yugos que han dañando la obra. Nos unimos a este proyecto motivando a los pastores de Cartago, para estar clamando juntos este 21 de enero y así cambiar este panorama adverso de la Iglesia”, aseguró el pastor Hernández.

Denis Barrios Gómez, quien es presidente de la Fraternidad de Limón desde hace 13 años, expuso a periodicomaranata.com, que para su representada es de vital importancia esta convocatoria, principalmente por los efectos de esta crisis.

“Creemos que el pueblo debe de enderezar su rumbo, buscar el autor de la vida y eso lo logramos con una consagración, de ahí la importancia que, como ministerios nos humillemos reconociendo nuestro alejamiento, indiferencia y conformismo. Es hora de un arrepentimiento que nos ayude a volver a nuestras raíces, a clamar por un avivamiento para ser una luz verdadera que alumbre no solo nuestra patria, sino al resto de las naciones del mundo”, enfatizó el pastor Barrios.

Francisco Alvarado, presidente de la Red de Pastores y Ministerios de San Ramón (Repami), aseveró que para ellos es urgente apoyar esta convocatoria y no pueden permanecer indiferentes.

“Entendemos que esta época será usada por el Señor para sacar toda levadura espiritual, por lo que haremos votos de consagración a su Reino y confiaremos que juntos lo vamos a lograr. Por eso aprovechamos esta oportunidad para invitar a otras fraternidades para que se unan, todavía están a tiempo”, acotó Alvarado.

Francisco Gamboa, quien preside la Fraternidad de Pastores de Ciudad Quesada, declaró que una actividad de esta magnitud sin duda llevará a una unidad ministerial, pero además de eso, va a provocar arrepentimiento en los pastores, paso clave para luego presentar votos de santidad delante del trono de Dios.

“Sabemos que todo tipo de oración por mutuo acuerdo, produce grandes resultados y esta no será la excepción, por eso avalamos el proyecto y participamos con todo gusto”, citó don Francisco.

Para Henry Guadamúz líder principal de la Fraternidad pastoral de Upala, esto es un llamado de Dios y a la vez algo con respaldo bíblico, lo cual “nos anima a llevar a su pueblo hacia un mejor pasto, o sea una consagración y santificación. Por eso debemos apartarnos del mal, limpiarnos de toda vieja levadura y ser una nueva masa. El mundo ha permeado la Iglesia y a nosotros nos toca ayudar al pueblo a limpiarse de esa levadura y una búsqueda de la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”, opinó este entrevistado.

Edgar Obando Araya, quien dirige la Fraternidad de Pastores de Tres Ríos, advirtió que este proyecto trae unidad y aunque no sea presencial, será maravilloso que toda Costa Rica esté clamando en esa importante fecha, porque eso traerá repercusiones espirituales.

“Nosotros en el cantón de La Unión, desde ya nos estamos organizando para ese gran día, creemos que esta invocación moverá los cielos a nuestro favor, pero a la vez provocará unidad ministerial y familiar, así que seremos beneficiados de todas formas. Hay que recordar que aquella Iglesia del primer siglo estaba unida y tenía poder. No porque seamos pastores tenemos todo ganado, hay que pedir perdón a Dios y santificarnos, pero a la vez animar al pueblo a hacerlo. Debemos ser luz y sal en el mundo y no pareciera que lo seamos actualmente”, señaló el pastor Obando.

Según el pastor Carlos Fonseca, presidente de la fraternidad que agrupa las regiones de Mora, Puriscal y Turrubares, es hora de dejar esa levadura, que son las mezclas del mundo que se han insertado en la Iglesia y que solo causan daño.

 “Debemos meditar en la actitud de esas vírgenes prudentes que tenían el aceite listo, el cual simboliza la unción del Espíritu de Dios, que es la luz para alumbrar el camino. Solo a través del fuego del Espíritu en el altar, tendremos una convicción de justicia y de pecado, únicamente así despertará Costa Rica hacia una visión de reino y no de religiones, para que así se cumpla la promesa del profeta Joel, que Dios derramará su Espíritu sobre toda carne”, aseguró don Carlos Fonseca.

Carlos Espinoza, presidente de la Fraternidad de Ministerios Cristianos de Cañas (Framic), comentó a Maranata, que este llamado es bíblico y agradable a Dios, por cuanto su objetivo es el arrepentimiento, la santificación y consagración.

“Este proyecto es de Dios, busca unirnos, llevarnos al altar y arrepentirnos de nuestros pecados, eso es algo necesario, este tipo de iniciativa deberíamos de hacerlas con regularidad y en forma voluntaria. Es importante pedir perdón por nuestras faltas y por el pecado de nuestro país, rogando a Dios misericordia. Realmente nos toca pelear por nuestra nación, así que esperamos que este 21 de enero, sea un día de gloria, en nuestro caso concluiremos con la cena del Señor”, indicó el presidente de esta Fraternidad.

Francisco Coto, presidente de la Fraternidad de Pococí, señaló que para ellos es un honor participar, porque esta no es una actividad cualquiera, sino una convocatoria para utilizar las herramientas que Dios suele usar, como son la oración y el ayuno.

“Dios usa estos recursos para limpiar y ordenar su Iglesia, la cual se ha vuelto muy permisiva, sin confrontar el pecado, los púlpitos se han vuelto muy frágiles sin revelación, con mensajes muy bonitos y entretenidos, pero faltos de sustancia. Somos una Iglesia que se ha llenado de intrusos sin llamamiento, que explotan la ignorancia del creyente, donde al final se quedará lo que realmente es, porque solo lo que es, aguantará lo que viene, por eso a esta convocatoria le vamos a entrar con todo y más bien, muchas gracias por hacernos partícipes de la misma”, agregó el pastor Coto.

Dos denominaciones representativas

Como no podemos entrevistar a todos los representantes de las denominaciones, seleccionamos dos líderes de organizaciones afiliadas a la FAEC, Carlos Guerra del Movimiento Misionero Mundial y Rubén Shedden de la Iglesia Cuadrangular.

Para el pastor Guerra, la pandemia no solo ha afectado la economía y la salud en el mundo, sino ha golpeado fuertemente a la Iglesia en todo el globo terráqueo.

“A pesar de los esfuerzos de los gobiernos y las autoridades de salud, está claro que esto se les ha salido de las manos y solamente Dios puede detenerlo”, comentó a Maranata, don Carlos Guerra.

Y agregó, que es por eso que urgen este tipo de esfuerzos de humillación, arrepentimiento, clamor y ayuno, que son las armas espirituales que el Señor nos dejó en su Escritura.

“El 21/1/21 será un día clave para nuestra nación, por eso todos debemos estar al frente de la batalla”, dijo el pastor Guerra Suárez, del Movimiento Misionero Mundial.

Rubén Shedden de la Iglesia Cuadrangular, opinó que esta iniciativa es una oportunidad para estar unidos y clamar a Dios con pasión.

“La Alianza Evangélica nos ha pedido el apoyo para este proyecto y nosotros con gusto lo respaldaremos. Está claro que desde que comenzó la pandemia, hemos tenido que aprender a ejercer el ministerio de una nueva forma y el Espíritu Santo está usando todas estas cosas para depurar su pueblo y creo que Él está sacando toda levadura espiritual corrupta, porque el Señor viene por una Iglesia sin mancha y sin arruga”, acotó don Rubén.