Floristería de EE.UU. tendrá que pagar una indemnización por negarse a hacer arreglos para una boda gay

Mundo Cristiano/

El caso lleva ocho años en los tribunales y parece que ha llegado a su fin con un acuerdo por el que Barronelle Stutzman, la propietaria de Arlene’s Flowers en Richland, EE.UU. pagará una indemnización de 5.000 dólares a una pareja formada por dos hombres, Robert Ingersoll y Curt Freed, por negarse a hacerles arreglos florales para su boda.

La organización legal conservadora Alliance Defending Freedom representó a Stutzman durante el proceso, mientras que el grupo progresista American Civil Liberties Union defendió a Ingersoll.  ACLU dijo que la negación de Stutzman fue una infracción de la ley estatal de discriminación.

La dueña de la floristería sobrellevó derrotas legales en tribunales inferiores antes de que su apelación ante la Corte Suprema de EE.UU. fuera rechazada a inicios de este año.

La Corte Suprema de Washington dictaminó en febrero de 2017 que Stutzman quién apeló el fallo, violó la ley estatal contra la discriminación que prohíbe la exclusión basada en la orientación sexual cuando se negó a hacer el arreglo floral porque iba en contra de su fe.

Según el acuerdo de ambas partes, la florista pagará a la pareja del mismo sexo 5,000 dólares mientras que la ADF, a cambio, retirará una petición a la Corte Suprema de reconsideración.

Mediante una llamada de Zoom establecida por Alliance Defending Freedom, la dueña de la floristería de 77 años anunció su jubilación y planea vender Arlene’s Flowers a sus colaboradores, y tiene el propósito de brindar ayuda a otras personas que desafían batallas legales por la libertad religiosa.

“Nunca he tenido que comprometer mi conciencia o ir en contra de mi fe. He conocido a muchísimas personas amables y maravillosas que generosamente me han ofrecido sus oraciones, aliento y apoyo”, afirmó en un comunicado publicado en línea finalizada la llamada de Zoom.

“Hoy en día hay una gran división en nuestro país, pero Dios me ha mostrado una y otra vez que Su amor es más fuerte que la ira y el dolor que muchos están sintiendo. Y me ha dado innumerables oportunidades para compartir Su amor con los demás en el camino “.

La Corte Suprema de EE. UU. se negó a escuchar el caso en julio, y los jueces conservadores Samuel Alito Neil Gorsuch y Clarence Thomas, creyeron que el tribunal superior de la nación debió haber aceptado la apelación.

Kristen Waggoner la asesora jurídica de la Alliance Defending Freedom, explicó que el pacto no debe percibirse como una “renuncia a las creencias de Barronelle”.

“Durante los últimos ocho años, Barronelle defendió las libertades de la Primera Enmienda de todos los estadounidenses, incluso aquellos que no están de acuerdo con ella sobre un tema profundamente personal e importante como el matrimonio”, dijo Wagoner. “Y al hacerlo, ha inspirado a millones de personas en sus propias batallas públicas y personales para vivir su fe sin la interferencia del gobierno”.

Barronelle es una mujer que ha transmitido un poderoso ejemplo a los cristianos de todo el mundo a través de sus actos y su gran amor por Jesús.

“Soy cristiana y creo que la Biblia es la Palabra de Dios. Esa Palabra deja en claro que Dios ama tanto a todas las personas que envió a Su Hijo a morir en su lugar. Y también enseña que Él diseñó el matrimonio para que fuera solo la unión de un hombre y una mujer. No podía tomar los talentos artísticos que Dios mismo me dio y usarlos para contradecir y deshonrar Su Palabra”.