Familias evangélicas en México pierden acceso al agua y servicios por negarse a negar su fe

Por Anugrah Kumar, Christian Post Contributor /

Dos familias evangélicas en el centro de México han sido amenazadas con ser desconectadas de los servicios esenciales o expulsadas de la comunidad si continúan negándose a negar su fe y pagando una multa impuesta ilegalmente en su contra, según un informe.

Las familias de Nemesio Cruz Hernández y Eligio Santiago Hernández, quienes son de la Primera Iglesia Bautista en el área de La Mesa Limantitla en el municipio de Huejutla de los Reyes del estado de Hidalgo, fueron amenazadas durante una reunión comunitaria el lunes, el grupo con sede en Reino Unido Christian Solidarity Worldwide. informó.

En la reunión, a las familias evangélicas se les prohibió incluso hablar ya que fueron amenazadas.

El 3 de agosto, líderes comunitarios, identificados como José Marcos Martínez y Julio Alvarado Hernández, habían hecho amenazas similares y les habían ordenado que dejaran de realizar servicios de adoración en la casa de Bartolo Martínez Hernández, quien también fue multado por permitir servicios en su casa.

En enero de 2019, muchas familias evangélicas se vieron obligadas a firmar un acuerdo de renuncia a su fe. Si bien lo firmaron ocho familias, las familias de Cruz Hernández y Santiago Hernández se negaron a hacerlo.

Los líderes de la comunidad luego bloquearon el acceso de las dos familias al agua, los servicios de alcantarillado, los programas de beneficios del gobierno y el molino comunitario durante más de un año hasta que se vieron obligados a firmar un acuerdo extralegal el 15 de enero de 2020, en el que renunciaron a su derecho a celebrar servicios religiosos.

El acuerdo decía que a cada familia se le ordenaría pagar una multa ilegal de $ 3,000 ($ 57,700 pesos mexicanos). Las autoridades estatales pagaron parte de la multa, pero las familias han continuado siendo amenazadas con el desplazamiento forzado en varias reuniones de seguimiento a lo largo de 2020 y este año, dijo CSW, y agregó que el monto de la multa se basa en los costos incurridos por los líderes comunitarios. en sus esfuerzos por detener cualquier investigación sobre delitos o violaciones de derechos humanos asociados con el caso.

En México, estos acuerdos extralegales se utilizan a menudo en lugar de mecanismos de justicia apropiados cuando se violan los derechos de las minorías religiosas.
Los funcionarios del estado deben intervenir “como una cuestión de urgencia”, dijo Anna-Lee Stangl, Jefa de Defensa de CSW. “Si el gobierno estatal se niega a proteger los derechos de las minorías religiosas, el gobierno federal debe intervenir”.

Stangl agregó: “El gobierno, tanto a nivel estatal como federal, debe abordar la cultura de impunidad que ha permitido que violaciones como estas no se controlen durante demasiado tiempo, asegurando que familias como las de los señores Cruz Hernández y Santiago Hernández libres de practicar cualquier religión o creencia de su elección sin verse obligados a pagar multas ilegales o enfrentarse a presiones para que renuncien a sus creencias bajo la amenaza de acciones criminales, incluida la interrupción de los servicios básicos y el desplazamiento forzado “.

Este no es un incidente aislado de persecución cristiana en México, que ha aumentado debido a la violencia de los carteles de la droga, la persecución de los católicos tradicionalistas y la discriminación violenta de los grupos de izquierda anticristianos, informó Open Doors USA anteriormente.

“El año pasado, México fue [No. 52 en la lista mundial de vigilancia de Open Doors USA]. Ha aumentado mucho “, dijo el presidente y director ejecutivo de Open Doors USA, David Curry, a The Christian Post en una entrevista anterior. “Eso sin duda se trataría de los problemas de la violencia y los cárteles de la droga”.

Los católicos tradicionalistas a menudo también persiguen a los cristianos mexicanos, dijo. De esta manera, se parecen a muchos pequeños grupos rurales de personas que practican religiones populares antiguas en todo el mundo. Open Doors llama a este tipo de persecución “violencia de clan”.

“Estos grupos indígenas rurales ven a las iglesias cristianas como una fuerza externa. Pueden acosar y molestar a iglesias y creyentes que podrían estar en la comunidad”, dijo Curry. “Está dentro de estos cuatro estados de México: Chiapas, Hidalgo, Guerero, Oaxaca. Está muy localizado “.