Evangélicos ayudaron a más de 750 mil judíos a retornar a Israel

Acontecer cristiano /

 Más de 750 mil judíos consiguieron comenzar una nueva vida en Israel con el apoyo de una organización fundada por un rabino y financiada por evangélicos estadounidenses.

Esta cantidad corresponde a las últimas tres décadas, y es el resultado del trabajo de la Sociedad Internacional de Cristianos y Judíos (IFCJ), posibilitando la Aliá, un importante concepto en el judaísmo que designa la inmigración de judíos a Israel.

La organización fue fundada en 1983 por el rabino Yechiel Eckstein, con el objetivo de promover la cooperación entre judíos y cristianos y construir un amplio apoyo al Estado de Israel. Él falleció a los 67 años el 6 de febrero de este año, y la organización pasó a ser comandada por su hija, Yael Eckstein.

“Mi padre dijo que se sentía como si fuera Cristóbal Colón descubriendo América – de repente se dio cuenta de que hay millones de cristianos que aman al pueblo judío y que están con Israel“, dijo Yael al Christian Post.

Actualmente, la IFCJ es la mayor organización filantrópica de Israel. Recauda unos 130 millones de dólares en donaciones al año, muchas de las cuales provienen de evangélicos de Estados Unidos.

El primer grupo de judíos fue llevado en avión desde Rusia a Israel en 1992, a través del programa On Wings of Eagles, que buscaba sacar a los judíos en situación de pobreza. Desde entonces, miles de judíos emigraron de la antigua Unión Soviética, Etiopía, Ucrania, Turquía, Yemen, Argentina y otros países donde vivían en dificultades.

“Fue a principios de los años 90 que la Unión Soviética colapsó y la comunidad cristiana ayudó al pueblo judío a ir a Israel”, explicó Yael. “Muchos de ellos eran sobrevivientes del Holocausto. Esto forma parte de la profecía bíblica que se está cumpliendo. Jeremías e Isaías habla de eso.

En asociación con el gobierno israelí, la IFCJ ayuda en la compra de los pasajes aéreos y garantiza apartamentos para las familias de inmigrantes, en lugares donde las personas hablan sus idiomas nativos. El gobierno ofrece clases de hebreo gratuitas.

Mientras la IFCJ normalmente carga un avión por mes con grandes grupos de inmigrantes, un promedio de 17 nuevos inmigrantes llegan a Israel todos los días en vuelos comerciales.