Estudio israelí: Variante sudafricana puede superar vacuna Pfizer

Noticias de Israel /

La variante sudafricana del coronavirus es notablemente más hábil para “atravesar” la vacuna de Pfizer-BioNTech que otras variantes, según han descubierto los científicos israelíes en un estudio real, el primero de su clase.

Israel ha utilizado la vacuna de Pfizer casi exclusivamente para vacunar a millones de ciudadanos, mientras que una versión de Moderna, basada en una tecnología innovadora similar de ARNm, se utiliza mínimamente.

Un equipo de la Universidad de Tel Aviv y la organización sanitaria Clalit secuenció los hisopos de 150 israelíes que dieron positivo en la prueba de COVID-19 a pesar de haber sido vacunados.

En su estudio, la prevalencia de la cepa sudafricana entre los individuos vacunados que estaban infectados a pesar de su inoculación era ocho veces mayor que su prevalencia en la población infectada no vacunada.

Aunque el número de infecciones de este tipo entre los vacunados fue relativamente pequeño, los resultados indicaron que esta variante tuvo mucho más éxito a la hora de atravesar las defensas de los individuos vacunados que otras cepas.

“Basándonos en los patrones de la población general, habríamos esperado un solo caso de la variante sudafricana, pero vimos ocho”, dijo el profesor Adi Stern, que dirigió la investigación, a The Times of Israel. “Obviamente, este resultado no me hizo feliz”.

Dijo que los resultados muestran que la variante sudafricana, en comparación con la cepa original y la variante británica, “es capaz de romper la protección de la vacuna”.

Sin embargo, dijo que el tamaño de la muestra es demasiado pequeño para adoptar una cifra sobre su mayor capacidad.

“Podemos decir que es menos eficaz, pero se necesita más investigación para establecer exactamente cuánto”, dijo.

El profesor Ran Balicer, director de investigación de Clalit, dijo que el estudio era “muy importante”.

“Es el primero en el mundo que se basa en datos del mundo real y que demuestra que la vacuna es menos eficaz contra la variante sudafricana, en comparación con el virus original y la variante británica”, expresó.

Balicer añadió que los resultados exigen una vigilancia continua contra el coronavirus, incluido el distanciamiento social y el uso de mascarillas en espacios cerrados, para prevenir la infección.

“Estos resultados preliminares exigen una atención continuada a la diseminación de esta cepa en Israel, subrayando la necesidad de un seguimiento epidemiológico y una secuenciación sistemática, con el fin de contener una mayor propagación de la variante sudafricana en Israel”, dijo.

La investigación, que ha sido publicada en línea, pero aún no ha sido revisada por pares, probablemente plantee preguntas sobre el propio estudio de Pfizer en el mundo real, que encontró que, en Sudáfrica, a pesar de que la cepa local era prevalente, la vacuna era 100% efectiva.

La investigación de Tel Aviv parece corroborar un estudio reciente de la Universidad Ben-Gurion del Negev, que descubrió que la respuesta de la vacuna es menos eficaz contra la variante sudafricana.

Este estudio llegó a su conclusión analizando muestras de sangre, mientras que la nueva investigación se basa en los resultados reales de las pruebas secuenciadas.

El estudio también examinó la capacidad de la llamada variante británica para superar las defensas de la vacuna, en comparación con la cepa original.

No se encontró ninguna diferencia en la capacidad de la variante británica para infectar a individuos totalmente vacunados (después de dos dosis).

Sin embargo, era más capaz de infectar a los individuos parcialmente vacunados que la original.

Stern hizo hincapié en que la variante sudafricana sigue siendo poco común entre la población vacunada, y subrayó que el estudio no indica con precisión el nivel de protección contra la variante, porque su prevalencia en Israel es muy baja: alrededor del 1% de todos los casos.

En Israel, se cree que la propagación masiva de la variante británica extracontagiosa a partir de principios de enero -hasta el punto de que ahora representa más del 90% de los casos de COVID- ha sido la responsable de una importante oleada en los primeros meses del año, que ha ralentizado la salida de la pandemia.

Pero Stern dijo que bien podría haber tenido un lado positivo: En la batalla entre variantes, la británica es mucho más fuerte, y bien podría estar manteniendo a raya a la sudafricana.

“Es posible que la amplia propagación de la variante británica esté bloqueando la propagación de la variante sudafricana”, dijo :“Como se propaga con tanta eficacia, básicamente no permitió que la variante sudafricana se extendiera: ganó la competencia”.

Con más de la mitad de la población totalmente vacunada, la pandemia está ahora en declive, con nuevos contagios diarios de pocos centenares.