Encuesta del CIEP-UCR denota una sociedad costarricense menos religiosa

Róger Murillo-periodicomaranata.com / Foto con fines ilustrativos /

Un estudio realizado por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), denominado “Un espejo para mirar la sociedad que somos”, refleja que nuestro país paulatinamente se está volviendo menos religioso.

Esta encuesta se efectuó del 10 al 19 de mayo, por medio de 813 entrevistas aleatorias mediante teléfono celular a personas mayores de edad, durante la mañana, tarde y noche.

“Con el tamaño de la muestra y utilizando un nivel de confianza del 95 por ciento, se estima un error muestral máximo de tres puntos porcentuales, asumiendo la máxima variabilidad en variables dicotómicas. Esto significa que toda generalización que se haga con base en estos datos, debe referirse estrictamente a la población con teléfono celular y no a la población en su totalidad”, dice en forma literal una parte del informe al describir la metodología.

Este sondeo realizado para el Semanario Universidad, tiene como propósito ofrecer percepciones ideológicas y cultura política en Costa Rica, intentando mostrar una “fotografía” actual de la evolución sobre ideología y valores culturales en nuestra nación, a tan solo unos meses de los próximos comicios presidenciales.

Luego del debate académico respectivo para iniciar este sondeo, se determinaron varios bloques o áreas de trabajo, por ejemplo, la confianza en la política y las instituciones, incluyendo las fuentes de la información política, el Estado, su gestión en la economía y la dicotomía público-privado, la profesión religiosa, posiciones socioculturales y simpatía partidaria.

La religión

Uno de los datos interesantes de esta encuesta, es que cada vez es mayor el porcentaje de personas que se identifican como no creyentes, ateos o agnósticos. Mientras que los que se consideran a sí mismos como católicos, han disminuido respecto a las anteriores mediciones.

El resto de los encuestados que se definen de otra confesión religiosa, se han mantenido estables en los últimos años.

En estrecha relación con esto, se les preguntó a las personas por dos aspectos que se encuentran ligados, la importancia de lo espiritual (Dios, religión y espiritualidad) y la frecuencia con que asisten a cultos o realizan oración.

Con estos dos grupos de interrogantes, se construyeron índices que denotan lo relevante de lo espiritual en las personas.

Las consultas sobre la importancia en temas religiosos (religión Dios y espiritualidad en su vida), se les hizo a todos los de la muestra, mientras que las preguntas sobre la práctica religiosa (asistencia a servicios religiosos y frecuencia de oración), se efectuó únicamente a los que afirmaron profesar alguna religión.

Según este estudio, los no creyentes pasaron del 19,9 % (noviembre 2019) a un 27 % (mayo 2021).

Respecto al catolicismo que en esta encuesta aparece con un 47,5%,  en el 2019 el dato era de 50,0%. Para un descenso del 2,5 %.

Sobre los cristianos evangélicos, a los cuales definieron –los encuestadores- con un sinónimo de pentecostales,  pasaron del 21,6% (noviembre 2019) a 19.8% (mayo 2021). Lo que marca una diferencia del 1,8 %.

Los Testigos de Jehová aparecen con 1,4 %, el protestante tradicional con 1,2 %, los mormones con 0,3 %, los simpatizantes del Islam con 0,1 % y otras religiones con 2,7 %.

Cuando se les consultó a quienes profesan una religión, la importancia de esta actividad en su vida y que mencionaran su prioridad del 1 al 100, la mayoría respondió con un 90.

Y respecto a si eran practicantes de su fe, la respuesta mayoritaria fue con un puntaje de 70, lo cual incluye actividades de su iglesia local o en su defecto, que siguen en forma individual la fe de su religión.

Otro dato relevante es que, de la muestra total, el 36,2 % se manifestó a favor de que la iglesia Católica u otras organizaciones religiosas, presionen al gobierno de turno para que tome decisiones determinantes que se traduzcan en leyes o decretos. El 60 % rechazó que los religiosos se involucren en temas país.

Y con el aborto, el 55% se inclinó a que hacerlo o no, es una decisión personal de cada mujer, pero un porcentaje igual, rechaza que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños.