En memoria de mi padre y guía espiritual: Morris Cerullo

Apóstol Rony Chaves /

El presente artículo, lo escribo en memoria de mi padre y guía espiritual, el profeta mayor, Dr. Morris Cerullo, ante su partida a la presencia del Eterno y Altísimo Dios.

Llamamiento de Eliseo

 ” Partiendo él de allí, halló a Eliseo hijo de Safat, que araba con doce yuntas delante de sí, y él tenía la última. Y pasando Elías por delante de él, echó sobre él su manto.

   Entonces dejando él los bueyes, vino corriendo en pos de Elías, y dijo: Te ruego que me dejes besar a mi padre y a mi madre, y luego te seguiré. Y él le dijo: Ve, vuelve; ¿qué te he hecho yo?

   Y se volvió, y tomó un par de bueyes y los mató, y con el arado de los bueyes coció la carne, y la dio al pueblo para que comiesen. Después se levantó y fue tras Elías, y le servía “.

Hace tan solo unas horas, inmerso en el nuevo shabat judío, el doctor Morris Cerullo, conocido como el profeta apostólico de nuestro tiempo, partió victorioso a la presencia de nuestro Omnipotente Dios.

Para mí, Rony Chaves, es un día extraño, ineludible e impostergable, el “Papá Cerullo” ya había cumplido cabalmente su asignación divina.

En sus últimos años de vida pudimos ver la enorme batalla que libró él con su esposa la “Mamá Teresa”, por su salud, estando al borde de la muerte en varias ocasiones, oportunidades en las que su amado Jesús lo libró sanándole milagrosamente y añadiéndole más años de vida, para que pudiese terminar su gran y trascendente proyecto ministerial para bien de las generaciones actuales y venideras: The Legacy Center. 

Este Centro de Legado, es un complejo de edificios para la edificación del Cuerpo de Cristo y para la preservación de su extraordinario legado ministerial, que estuvo terminado para en el mes de mayo,  mes en que debió inaugurarse, algo que tuvo que posponerse por la aparición de la pandemia del COVID- 19 en América.

Pero, reitero, que ya está listo para funcionar ante la ausencia del Dr.Cerullo, tal y como él lo quería.

Su ciclo de vida terrenal había terminado ya con éxito humano y con la gran gloria del Eterno Adonai.

Él y todos sus hijos en el ministerio, sabíamos que el momento de su partida a los brazos de su maravilloso Señor y Salvador Jesucristo era inminente.

A Dios sea la Gloria y la alabanza por permitirle a “Papá Cerullo”, cumplir con los planes y encomiendas que Él mismo le pidió realizar entre los hombres.

Hoy es un día de victoria, de gran gloria para el hermano Morris y su casa, aunque de gran nostalgia para mí.

Fue mi guía, mi maestro y sobre todo mi padre ministerial por 37 años y unos meses.

Ronny Chaves, con mi “padre espiritual”,  el Dr. Morris Cerullo.

Una relación inquebrantable

Conocí al doctor Cerullo en los primeros meses del año de 1983, en una reunión improvisada, pero importantísima en San José, capital de Costa Rica, en el antiguo Templo Bíblico.

Dios me concedió en aquella mañana estar sentado detrás del profeta de Dios a un metro y medio de su espalda y recibir por más de una hora la impartición de la unción profética presente en él y ser arropado por su “manto”, lo cual me llevaría poco a poco a un crecimiento insólito en mi ministerio y a una bella relación de familia con quien sería no solo mi guía, sino también mi padre en el ministerio los siguientes 37 años de mi vida.

Unos meses después, en julio del año 83, me fue confirmada la nueva etapa de mi llamado en la Primera Escuela de Evangelismo Mundial de Morris Cerullo, en las instalaciones del Complejo Kamakiri en San José.

Desde esa semana en adelante, fui catapultado a un ministerio evangelístico lleno de señales, milagros y salvación de los perdidos, cada vez más influyente, más firme y creciente a nivel nacional.

Los siguientes años, me mantuve siendo preparado por este ministerio a través de literatura y cartas personales, así como videos y otros materiales, hasta el retorno del doctor Cerullo en 1988 a Costa Rica, para desarrollar la Primera Escuela de Evangelismo Mundial  para Centroamérica y el Caribe, lo cual trajo un cambio extraordinario a mi vida.

En esta ocasión, Dios le reveló al hermano Morris que el predicador en el gran rally de milagros en La Plaza de Toros del Zapote, no sería él, sino que sería su discípulo Rony Chaves.

El Dr. Morris Cerullo en su última visita a Costa Rica, con Syney Stair y Rony Chaves.

Privilegio maravilloso que Dios me concedió a través de la cobertura y paternidad del doctor Morris Cerullo, oportunidad que aproveché bien, ante miles de costarricenses, para fluir con poder en la Palabra y en los milagros del Señor.

Esta singular experiencia de respaldo ministerial me llevó a realizar en el año 1989, específicamente en el mes de abril, “La Cruzada Un milagro en tu vida”, la cual tuvo para el último día más de 100.000 asistentes, según los analistas de video, del doctor Morris, siendo la primera cruzada evangelística predicada por un predicador costarricense y la mayor en el número de asistentes en la historia nacional.

El testimonio de lo ocurrido allí, me abrió las puertas para acompañar al hermano Morris como maestro invitado a la Arena México, en la capital mexicana y para testificar en los años 90 y 91 en su Conferencia Mundial en California, de la gran obra de transformación y ungimiento de mi vida por el Espíritu Santo a través de mi padre ministerial.

Creo sin lugar a dudas, que he sido uno de los ministros latinoamericanos más privilegiados con una relación muy directa y personal con el doctor Cerullo, puesto que después de participar en su Conferencia, las puertas se me abrieron a nivel internacional de una manera impresionante, participando inclusive como maestro de muchas de sus escuelas en América, al lado de reconocidos ministros de Dios a nivel mundial, como: Kenneth Copeland, Benny Hinn, Larry Lee, T.D.Jackes, Mike Murdock y muchos más.

Fue partir de 1993 en que por la gracia de Dios, pude viajar como maestro invitado en su equipo internacional a la India y a varias naciones del África.   

Como consecuencia de participar en diversos eventos, los siguientes 20 años fui invitado a diferentes ciudades de norteamérica y de Europa como uno de los principales conferencistas de habla hispana.

A Dios sea la Gloria y la honra por los milagros de promoción de sus hijos, que solo Él puede hacer.

Mientras tanto, nuestro ministerio a nivel nacional en Costa Rica, creció mucho en número e influencia.

Nuestra congregación, hoy Centro Mundial de Adoración, creció y se desarrolló. En lo personal, fui  recibido  por muchos ministerios, tanto en mi país como en otras naciones de América y Europa, como un apóstol emergente, brindando cobertura y paternidad hasta el día de hoy a cientos  de ministerios relevantes, que están tocando literalmente sus naciones, regiones y continentes.

Los privilegios de Dios no cesaron con los años, al honrar al Dr. Cerullo como padre, bajo la gracia y favor divinos, pude acompañar muchas veces y en muchos viajes al doctor Cerullo en su avión privado, para ayudarle en la predicación y como un fiel “escudero “, o también para motivar los eventos y para organizar otras actividades  en América Latina, con nuestro propio ministerio  y con nuestros ” hijos ministeriales”, que habían crecido a niveles muy altos de influencia en sus respectivos países.

Así pude estar en los siguientes años y aun hasta el año pasado 2019, en sus Escuelas de Ministerio en la gran nación mexicana, como uno de los conferencistas invitados siempre en sus eventos en Saltillo, Guadalajara, Veracruz, Pachuca, Villahermosa, México capital y muchas otras ciudades, de manera que este país se me abrió de par en par, permitiéndome visitar la gran nación mexicana en más de 100 oportunidades, marcando a muchos hacia su nuevo destino profético en Dios con la Palabra y la unción  a mi entregada por el doctor Cerullo de parte de nuestro Señor Jesucristo.

Los tiempos vividos con él han sido maravillosos. La estancia en diversos hoteles con el hermano Morris junto a su equipo y desde luego, con el inseparable hijo de nuestro ministerio y  también del doctor Cerullo, el Apóstol Sydney Stair, quien desde aquel año de 1983, siendo miembro de nuestra congregación, se incorporó como un traductor (inglés al español), hasta los últimos días del doctor Cerullo.

En todos estos viajes,  fueron grandes las vivencias y enseñanzas personales que me fueron entregadas por el Señor en su misericordia a mi persona y que vivimos en múltiples e interesantes viajes ministeriales.

Viene a mi memoria la visita a ciudades importantes como:  Mendoza y Buenos Aires en Argentina,  Montevideo en Uruguay,  Santiago de Chile,  Guayaquil en el Ecuador,  Bogotá en Colombia, Panamá en Panamá,  Caracas en  Venezuela,  San José en Costa Rica,  Managua en Nicaragua, San Salvador en El Salvador, Tegucigalpa y San Pedro Sula en Honduras, Guatemala en Guatemala, San Juan en Puerto Rico y muchas otras  en el continente.

Todas guardan un lindo recuerdo en mi corazón.

Morris Cerullo, Yiye Ávila y Rony Chaves, en Bayamón Puerto Rico, año 2003.

Nuestro ministerio se caracterizó por seguir las huellas de nuestro padre ministerial Morris Cerullo, por eso desarrollamos giras apostólicas por ciudades y naciones enteras, realizando conferencias internacionales, retiros apostólicos y Escuelas de Ministerio, cultos de milagros y de impartición profética para jóvenes,  mujeres, ministros, etc. 

Hemos estado por 37 años siguiendo las huellas de nuestro padre, haciendo lo que él nos enseñó, tomando las diferentes esferas de la sociedad, las comunicaciones, la televisión y la radio, escribiendo libros y manuales, emulando el trabajo de nuestro progenitor ministerial para honrarle en vida y para hacer ver que definitivamente, caminando bajo  ” paternidad apostólica ”  y respetando al hombre de Dios quien es tu padre y cobertura dado por el Señor, puedes fluir con su mismo  “A.D.N. espiritual”, en una doble porción del  Espíritu y en la misma unción operativa que tu “padre”  ha tenido por años, sabiendo que esa es tu herencia.

Los siguientes serán días de mucho análisis, de profunda introspección y de decisiones específicas hacia el futuro, para cuidar la unción que por gracia se me ha entregado, para reproducir el legado recibido como un heredero sucesor del Dr. Cerullo, desde luego, no el único, sino uno entre muchos hijos y  preservar lo que nos ha sido entregado por Dios a través de él y multiplicarlo en nuestros muchos hijos e hijas del ministerio entre las naciones.

Por las razones señaladas, por el agradecimiento que tengo por más de 37 años de haber sido bendecido y enviado a las naciones por un verdadero “padre profético  ministerial ” y por haber visto el cumplimiento de lo anunciado sobre mí y sobre mi casa, al caminar en sujeción, en respeto y obediencia a una autoridad superior delegada por el Altísimo, es que honro públicamente la memoria de quien en vida fue mi verdadero “padre espiritual”, el profeta y apóstol Morris Cerullo, dándole nuestra mayor muestra de respeto y reconocimiento a su extraordinaria tarea apostólica entre los pueblos de la tierra.

 Y a Dios, y solo a Él doy la Gloria  y la Honra por siempre, honrando también su decisión soberana de llevarlo a su presencia para entregarle con gozo la corona de la vida, ganada limpiamente bajo la gracia del amor del Señor Jesús.

Soy un hijo de Dios eternamente agradecido con su Señor y con su “padre ministerial” Morris Cerullo.

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).

Le podría interesar: Murió Morris Cerullo a los 88 años de edad.