Solo los vacunados podrán congregarse

Róger Murillo-periodicomaranata.com /

Según se desprende de las últimas medidas tomadas por el Ministerio de Salud del gobierno de Costa Rica, a partir del mes de diciembre para ingresar a una serie de actividades las personas deben presentar un código QR, que muestre su estado de vacunación completa.

Este código digital que no requiere internet y que si se desea puede imprimirse, se obtendrá por medio de una aplicación gratuita y es el que debe presentarse al ingresar a cada establecimiento. 

Dicha aplicación móvil para obtener el código, se pondrá a disposición a partir del 8 de noviembre. Es el mismo mecanismo utilizado en la Unión Europea.

En las disposiciones del Ministerio de Salud, dentro de los bares, restaurantes, sodas, cafeterías y plazas de comidas, así como casinos, se incluye un segmento consignado como “Actividades, organizaciones o congregaciones en sitios de adoración”, de lo cual se desprende que también las iglesias deben someterse a esta disposición, por lo tanto solo los inoculados podrán congregarse.

Consultamos a la Federación Alianza Evangélica Costarricense (FAEC), si les habían informado al respecto y Mauricio Valverde, director ejecutivo de esta institución dijo que no estaban notificados.

Acto seguido hicieron las llamadas pertinentes a las autoridades de salud y quedaron de dar respuesta, pero al cierre de esta nota no se había recibido la misma.

Esta nueva disposición del ministro de Salud Daniel Salas, denominada “Apertura responsable y gradual”, incluye en el mismo esquema a tiendas en general, centros comerciales, museos, centros de acondicionamiento físico, hoteles, cabinas, establecimientos de alojamiento y balnearios.

Además, salas de eventos para actividades empresariales, académicas o sociales, turismo de aventura, teatros, cines, academias de arte, baile y lugares con actividades artísticas o deportivas.

Según datos que dio el presidente de la República en conferencia de prensa este miércoles, hay un aproximado de 750.000 personas en Costa Rica que no se quieren vacunar.