En búsqueda de la sabiduría

Yoser Barrantes /

No creo que haya muchas emociones tan grandes, como la alegría de encontrar algo que estábamos buscando.

En el momento del hallazgo, el costo de la búsqueda se olvida instantáneamente y todos los inconvenientes se disipan.

Pues bien, Salomón escribió en Proverbios 2:3-5 acerca del mayor descubrimiento que una persona pudiese hacer:

“Hijo mío, si llamas a la inteligencia y pides discernimiento; si la buscas como a la plata, como a un tesoro escondido, entonces entenderás el temor del Señor, y hallarás el conocimiento de Dios.”

 Querido amigo, hallar profesión, pareja o estabilidad económica no está mal, y encontrarlos causa gran alegría.

Pero debemos procurar por todos los medios, antes que todo eso, hallar la sabiduría que viene de Dios.

Porque cuando la hallamos, ciertamente el bien acompañará cada uno de nuestros días.

Construye tu vida con la Palabra de Dios.