El sínodo  antijudaizante 

Jose Carlo Alpízar Valverde / Fundador de Teología Paulina / 

Hechos 14: 24-15.35

¿Por qué no llamar a este apartado el concilio de Jerusalén como popularmente se le conoce?, la respuesta es muy sencilla, porque no le hace justicia al tema que nos describe Lucas.

Las Biblias que titulan esta perícopa de esa forma hacen que el lector caiga en un despiste, el problema que se trata en Hechos 15 no se limita solo a esa ciudad de Jerusalén, sino que la fricción estalló en Antioquia.

A decir verdad, es una lástima que el capítulo 15 empiece donde empieza, ya que realmente la unidad de este relato se remonta desde el 14: 26.

Por otra parte, el término correcto para hacer referencia a esta asamblea apostólica es sínodo y no concilio, la palabra concilio se refiere a una junta de líderes romanos (DeChile, 2021), mientras que la palabra sínodo proviene del vocablo griego sunédrion (Griego, 2021) que se traduce sanedrín, y se refiere a la reunión de líderes judíos. 

Partiendo del hecho de que esta reunión fue de judíos mesiánicos y no de gentiles, el segundo término es el correcto.

¿No es acaso minucioso querer ser estricto con el uso de estas palabras?, ¡en lo absoluto!, esto permite recordar que el tema a discutir entre los apóstoles y los ancianos como verdaderos judíos mesiánicos fue: ¿Qué hacer con los gentiles que se convierten al Mesías?  

Los versos 14: 24-15: 1

Cuando analizamos el problema que alberga este relato de la Palabra de Dios, es importante definir en primer lugar ¿Dónde surgió el problema?.

Si el lector observa los versos detalladamente se dará cuenta que todo comenzó en Antioquía, Pablo y Bernabé dieron un reporte misionero a la iglesia y narraron como Dios abrió una grande puerta entre los gentiles, sin embargo, algunos judaizantes que bajaron de Judea comenzaron a enseñar que la circuncisión era un requisito salvífico.

Pablo y Bernabé habían estado largo tiempo en Antioquía (14:28), y a los gentiles convertidos al Mesías no se les había exigido circuncidarse, convivían entre los judíos mesiánicos sin ningún problema, sino fuera así, en el momento en que llegaron los judaizantes hubiesen encontrado a todo el mundo circuncidado.

Este primer grupo de judaizantes que bajó de Judea a Antioquía, quisieron hacer vana la cruz de Cristo al insinuar que el sacrifico expiatorio de Jesús en la cruz era insuficiente sino se le añadía la circuncisión.

Los versos 15: 2-6

Ante semejante herejía no es de asustarse que el verso dos relate que estalló una controversia grande entre Pablo y Bernabé contra estos judaizantes.

Al darse cuenta del peligro que representaba este emergente movimiento, se dispusieron a viajar a Jerusalén para exponer este asunto a los 12 y a los ancianos.

Luego de que se entregara un informe misionero de como Dios trajo salvación entre los gentiles (verso 4), se levanta un segundo grupo de judaizantes pertenecientes a la secta de los fariseos (verso 5), los cuales aseguraban que era necesario circuncidar a los gentiles y que guardaran la Ley de Moisés, nótese que ese segundo grupo, nunca afirmó nada sobre la salvación a diferencia de los judaizantes que bajaron a Antioquía.

¿Quiénes son los judaizantes?

Con base en todo lo anterior se puede definir de forma bíblica quienes son los judaizantes.

En primer lugar, no eran un grupo unificado pues anteriormente se identificaron dos sectas.

En segundo lugar, un judaizante por definición es aquella persona que insinúa que algún elemento de la Ley Mosaica es necesario para salvación (primer grupo) o simplemente obliga a los gentiles a guardar la Ley de Moisés (segundo grupo).

Finalmente, un judaizante es una persona que carece de comisión apostólica, y perturba e inquieta las almas de los creyentes (verso 24).

Los versos 15: 7-12

El primero en opinar es el apóstol Pedro, el inicia recordando como Dios le permitió ganar la primera cosecha de gentiles para Jesucristo (Hechos 10).

Pedro afirma que los gentiles recibieron al igual que ellos el Espíritu Santo de la misma forma, sin ningún tipo de exclusión.

Los versos 10 y 11 resultan vitales porque van dirigidos contra los judaizantes que insinuaban que la circuncisión era para salvación, las palabras de Pedro fueron:

“Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? Antes bien, mediante la gracia del Señor Jesús creemos ser salvos, de igual modo que ellos.” Hch 15:10.

A pesar de que había una promesa de salvación para el hombre que obedeciera los mandatos de la ley Mosaica (Lv. 18:5), a causa de la debilidad e incapacidad humana de cumplirla en su totalidad trajo maldición (Dt. 27:26), y por ende, Pedro afirma solemnemente su creencia en el evangelio de la gracia, Jesucristo es suficiente para salvación, ¡aleluya!

Los versos 15: 13-20

En estos versos encontramos la opinión del obispo Jacobo, él inicia afirmando que estaba profetizado en el Antiguo Testamento, la salvación que el Mesías traería a los gentiles (Amós 9:11-12).

Posteriormente se dirige contra el segundo grupo de judaizantes que quieren imponer a los gentiles las obras de la Ley Mosaica, y su afirmación es contundente:

“Por lo cual, yo juzgo que no se añadan dificultades a los que de los gentiles se convierten a Dios;  sino escribirles que se abstengan de las contaminaciones de los ídolos, y de la fornicación, y de lo estrangulado, y de la sangre” fin del asunto, tres cosas de la Ley Mosaica se nos piden guardar:

1-Las leyes sexuales. Lv 18.

2-Contaminarse de los ídolos. Ex 20: 3-5.

3-Comer carne con sangre. Dt 12:23.

¿Significa esto entonces que podemos matar, robar, dar falso testimonio, etc.? Cualquiera persona que sugiera tal cosa lo único que hace es desconocer por completo lo que significa ser cristiano.

Romanos 6:1-6

1 ¿Qué pues diremos? ¿Permanezcamos en el pecado para que abunde la gracia? 2 ¡De ninguna manera! Porque los que morimos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? 3 ¿O ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? 4 Por tanto, fuimos sepultados juntamente con Él para muerte por el bautismo, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva.  5 Porque si hemos sido unidos a Él en la semejanza de su muerte, ciertamente también lo seremos en la de la resurrección; 6 sabiendo esto: que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, a fin de que el cuerpo pecaminoso fuera desactivado para no servir más al pecado.

El verso 21

Este verso merece un trato especial ya que desesperadamente los judaizantes haciendo una eiségesis intentan crear una grandiosa historia, ellos sostienen que el verso 21 demuestra que Jacobo afirmó que los gentiles deben comenzar a guardar las tres primeras cosas descritas anteriormente, y después aprenderán a guardar el resto de la Torah al ir a las sinagogas en cada shabbat.

La prueba más clara de que esto no es así es simplemente leer dicho versículo que dice lo siguiente:

“Porque Moisés, desde generaciones antiguas, tiene en cada ciudad sus predicadores, puesto que es leído en las sinagogas cada sábado”.

¿Dice el pasaje los gentiles irán cada shabbat a la sinagoga para aprender a guardar Torah?, no, eso hasta un niño que apenas aprendió a leer y escribir lo sabe. Resulta una jugada muy sucia querer “a partir de una falsa interpretación” redefinir y torcer todo lo que se ha dicho con toda claridad y literalidad, porque, Hechos 14:24-15:35 resulta tan claro que no necesita ningún tipo de interpretación, con una simple comprensión de lectura basta y sobra para que el lector entienda.

Hechos 15:21 es lo que se llama un pasaje oscuro, pues no queda claro que es lo que Jacobo quiso decir, pero de algo se está seguro, jamás quiso decir lo que insinúan los judaizantes porque atropella todo el contexto del sínodo anti-judaizante.

Algunas posibles interpretaciones del verso 21 que resultan viables con el contexto son las siguientes:

Interpretación #1

Que los gentiles guarden estas tres cosas para que puedan tener una relación armoniosa con los judíos, los cuales, están en toda ciudad desde tiempos antiguos leyendo a Moisés en las sinagogas cada shabbat.

Interpretación #2

No es necesario pedirles a los gentiles que guarden la Ley de Moisés, porque ya Moisés tiene suficientes seguidores judíos desde tiempos antiguos que lo leen en las sinagogas cada shabbat.

Los versos 22-29

Aquí se nos presenta la resolución final del sínodo, los apóstoles redactaron una carta que enviaron a través de Pablo, Bernabé, Barsabás y Silas, a los gentiles de Antioquía, Siria y Cilicia (verso 23) que dice lo siguiente:

23 y escribir por mano de ellos: Los hermanos apóstoles y ancianos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, Siria y Cilicia, saludos.  24 Por cuanto oímos que algunos de nosotros, a los cuales no hemos comisionado, os inquietaron con palabras, perturbando vuestras almas, 25 nos pareció bien, habiendo llegado a estar unánimes, elegir a unos varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, 26 hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. 27 Así que, hemos enviado a Judas y a Silas, y ellos os informarán de palabra las mismas cosas. 28 porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros carga alguna, excepto estas cosas necesarias. 29 que os obtengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de cosas ahogadas, y de fornicación: ¡Bien haréis en absteneros de tales cosas! ¡Tened salud!

Esa fue la opinión de los 12, de Pablo, de los ancianos y sobre todo del Espíritu Santo, es una resolución clara y concisa, y resulta majadería, obstinación, y rebeldía querer pasar por encima de esto.

Sin embargo, es menester hacer resaltar algo más, si fuera cierto eso de que los gentiles debían ir a aprender el resto de la Torah en las sinagogas cada shabbat, ¿cómo es posible que no está en la carta de resolución? ¿Se les olvido a los apóstoles y al Espíritu de Dios poner en la carta de resolución la resolución? No cabe duda que esa eiségesis de los judaizantes del verso 21 no era más que una vulgar excusa. 

Los versos 30-35

La visita de los judaizantes a la iglesia de Antioquía había traído perturbación, inquietud y contienda, pero cuando Pablo y Bernabé regresaron con la resolución de los apóstoles, hubo libertad, regocijo, consolación, fortaleza y abundancia de Palabra.

Algunas cosas que aclarar

Un aspecto importante que no se puede dejar pasar por alto es el hecho de que en un intento desesperado, los judaizantes tratan de inventarse un falso contexto, ellos afirman que la ley de la que se habla en Hechos 15 es la ley oral de tradiciones rabínicas, ¿será verdad esto?

En lo absoluto, si hay algo que dejó claro Jesús fue su rechazo por las tradiciones de hombres impuestas como doctrinas de Dios (Leer Mateo 15:1-20), los seguidores de Jesucristo no necesitaban hacer un sínodo si el caso hubiese sido tradiciones de hombres, cualquiera pudo apelar a las palabra del Salvador:

“ ¡Hipócritas! Bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo me honra con los labios, Pero su corazón está lejos de mí.  Y en vano me adoran, enseñando como doctrinas preceptos de hombres”

Además, cuando la Biblia quiere referirse a leyes orales, usa la expresión: tradición (Mr 7:3), nunca se le llama ley oral, no hay solo pasaje donde a las tradiciones orales se les llame ley oral.

Nótese algo más, dese por sentado por un momento que es verdad que en hechos 15 está hablando de leyes orales, si recuerda bien el lector, los judaizantes del verso 21 inventan un pretexto de que Jacobo encomendó que se vaya a aprender la Torah cada shabbat, entonces ya que como “supuestamente” aquí se habla de ley oral, la ley que los gentiles deberán ir a aprender es la oral, porque de esa es la que habla el contexto, ¿logran ver lo absurdo de todo esto?

Finalmente, queda claro que se está hablando de la Torah escrita porque lo que pide Jacobo que los gentiles guarden son mandatos mosaicos, no orales; cuidarse de la fornicación, apartarse de los ídolos y no comer carne con sangre son mandatos directos de la Ley, en el caso del ahogado se menciona por sentido común, porque para no comer carne con sangre el animal debe ser degollado no ahogado. 

Cualquier comentario hacerlo llegar directamente al escritor: Igleriodedios@gmail.com 

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que las escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).