El perdón

Yoser Barrantes /

Cuando nos defraudan, hieren o critican, quisiéramos ir y pelear por nuestros derechos.

La parte humana hace que queramos defendernos de la injusticia y devolver el golpe.

Sin embargo, el consejo dado en Efesios 4:31-32 aplica para nuestra vida y dice así:

 “Desechen todo lo que sea amargura, enojo, ira, gritería, calumnias, y todo tipo de maldad. En vez de eso, sean bondadosos y misericordiosos, y perdónense unos a otros, así como también Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”

Siendo como Pablo dice, mis queridos amigos, entonces debemos entender que responder a la injusticia con violencia es fecundar un terreno poco alentador, del cual germinará el árbol del odio, con sus profundas raíces de amargura y su gran tallo de ira.

En vez de eso, abandonemos la idea de cobrar la deuda y decidamos ver al ofensor con bondad y compasión.