El número de abortos en Francia alcanza su mayor nivel

 Protestante Digital /

En 2019 hubo 232.200 abortos en el país. Próximamente se debatirá un proyecto de ley que propone extender los plazos para interrumpir el embarazo hasta la semana catorce.

Según los últimos datos publicados por la Dirección Francesa de Investigación, Estudios, Evaluación y Estadísticas (DREES, por sus siglas en francés), en 2019 se realizaron 232.200 abortos en el país. El mayor número de intervenciones se hizo entre las mujeres de 20 y 29 años, con una media de 27,8 abortos por cada 1.000 personas, un 0,6% más que el año anterior.

El secretario general del Colegio Nacional de Ginecólogos y Obstetras, Philippe Deruelle, ha dicho en una entrevista para la televisión francesa Europe 1 que estas cifras se pueden explicar por la desconfianza de las mujeres en los medios anticonceptivos, y ha añadido que el uso de anticonceptivos naturales será cada vez más frecuente.

Los datos se han hecho públicos en el marco de diferentes protestas a favor del aborto el pasado 28 de septiembre, con motivo del Día Mundial del Derecho al Aborto.

Extensión del aborto a 14 semanas de embarazo

En Francia, recientemente se ha presentado un proyecto de ley que propone extender el plazo límite para abortar de las 12 a las 14 semanas de embarazo. El debate se producirá el próximo 8 de octubre en la Asamblea Nacional (el Parlamento francés), junto con la abolición de la objeción de conciencia en los casos de aborto.

Por otro lado, el ministro de Sanidad, Olivier Verán, ya ha aumentado el plazo límite de la medicación doméstica para abortar, de siete a nueve semanas, a causa de las dificultades para obtener una cita médica presencial durante este periodo de pandemia. Verán ha llegado a expresar públicamente su preocupación “por la caída del número de abortos”.

Aunque el aborto en Francia es legal solo bajo la condición de que “continuar con el embarazo pondría en peligro la salud de la mujer”, al proyecto de ley se le ha añadido una enmienda este verano que estipula que se puede abortar hasta el noveno mes de embarazo por motivos de “angustia psicosocial en la mujer”.

“Hay riesgo de eliminar a niños que tienen buena salud”

El movimiento pro-vida ‘Marchons Enfants’, que une a diferentes organizaciones a favor de los derechos de los nonatos como el Comité Protestante Evangélico por la Dignidad Humana (CPDH, por sus siglas en francés) o Alliance Vita, ha convocado una manifestación por todo el país para el 10 de octubre contra la ley de bioética.

“Esta enmienda presentará el aborto como la solución a cualquier problema que una mujer puede afrontar durante su embarazo”, ha manifestado el presidente del CPDH, Franck Meyer. “Hay riesgo de que niños que están en buen estado de salud sean eliminados para resolver problemas psicosociales”, ha remarcado.

“La voluntad del presidente francés es claramente transgresora en cuanto a la bioética. Podemos calificar este fenómeno de ‘locura de la razón’ y de progresión de la oscuridad en el discernimiento y la sabiduría”, ha señalado Meyer.