El kairos de Dios en días de pandemia

Mauricio Valverde Díaz /Pastor /

 “Aprovechen bien el tiempo, porque los días son malos”. (Efesios 5:16)

En la Biblia hay dos términos en griego que se usan para la palabra “tiempo”.

-El primero es Kronos, que se refiere al tiempo cronológico, que se mide en segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, etc. Es el tiempo que se mide y transcurre, por decirlo así, en forma secuencial donde los acontecimientos en la historia humana van dándose uno tras otro.

El otro término es kairos, que se refiere a un momento crítico, un momento oportuno, una ventana de oportunidad que podría conducir a un momento decisivo; un tiempo, desde la perspectiva bíblica, en el que hay una intervención determinante y puntual de Dios en medio de la historia humana.

En lo que toca al texto que cito al principio, “Aprovechen bien el tiempo, porque los días son malos”. (Efesios 5:16), la palabra para “tiempo” que usa Pablo es kairos

El mismo término Kairos es usado en varios pasajes del Nuevo Testamento, como por ejemplo:

“pues hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre, él cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo”.  (1 Timoteo 2:5-6)

 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo… (Gálatas 4:4)

En estos dos pasajes se establece con claridad que la encarnación de Jesús fue un momento oportuno, un momento kairos, que resultó en la ofrenda del sacrificio perfecto para el perdón de  pecados y la salvación de toda la humanidad.  La irrupción del Hijo de Dios en la historia fue un Kairos determinante de Dios para traer redención a toda su creación.

En otro texto, ahora en el libro de los hechos, leemos:

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad…” (Hechos 1:6-7)

Momentos antes de que Jesús ascendiera a los cielos, sus discípulos le preguntaron por el tiempo en el que Israel como nación sería restaurada. La palabra para tiempo que está en la interrogante de los discípulos es Kronos, sin embargo en la respuesta de Jesús, él utiliza la palabra Kairos, lo que implica que esa restauración se dará en un tiempo que Dios determinará de manera soberana, un tiempo escatológico en el cual Dios irrumpirá de nuevo en la historia humana, en este caso, a favor de Israel.

En resumen, de acuerdo a los textos citados, podríamos decir entonces que los Kairos de Dios, hacen su aparición, su irrupción en el Kronos humano, de la manera soberana en que él lo determina.

Tiempos de Covid-19

Volviendo al texto Efesios 5:16 “Aprovechen bien el tiempo, porque los días son malos”, podemos resaltar dos aspectos:

 –Los días malos

No hay duda que los tiempos que vivimos actualmente son “días malos”.   Meses atrás lejos estábamos de imaginar la realidad que se está viviendo en todo el mundo, como consecuencia por la pandemia mundial del COVID-19.  Las cifras que a diario se nos dan a conocer en materia de salud, mortalidad, desempleo, economía etc.,  como consecuencia de la crisis que vivimos, tanto en nuestro país, como fuera de nuestras fronteras, son indicadores claros de que vivimos “días malos”.

-Aprovechar bien el tiempo

Los tiempos que vivimos actualmente, debe ser un momento oportuno para ver la pandemia del COVID-19 como un momento kairos.  Es un momento determinante, en estos días malos,  para que compartamos el amor y la verdad del Señor Jesucristo, con aquellos que aún  no le reconocen como su Señor y Salvador. 

Más allá de las amenazas que el COVID-19 nos trae,  debemos abrir  los ojos espirituales a las oportunidades que nos ofrece ésta crisis. Aprovechemos, como nos dice Pablo en Efesios 5:16, al máximo nuestro tiempo para conectarnos con Dios, para orar y buscar incesantemente su presencia con la finalidad de fortalecer nuestra fe, pero también para alentar, animar y servir a las personas, creyentes o no, que son nuestros compañeros de viaje en medio de esta crisis. 

Un tiempo Kairos para la Iglesia

Así como los primeros creyentes, fueron testigos del Kairos del advenimiento del Hijo de Dios, los que nos consideremos discípulos de Jesús, debemos ser sus testigos en medio de estos días malos y permitir que Dios nos use como sus instrumentos para dar testimonios de nuestra fe y llevar un mensaje de consuelo y esperanza a nuestro dolido y herido mundo.

Busquemos con intensidad la presencia de Dios porque, Él puede convertir ésta pandemia en un momento decisivo, un Kairos para la Iglesia, en nuestra misión de compartir con muchos las Buenas Nuevas de salvación en Jesucristo. Posiblemente, hoy más que nunca, las personas están receptivas a escuchar de Dios, y el instrumento que él ha escogido para llevarles un mensaje de esperanza en Cristo, no es otro que su iglesia.

Esta pandemia tomó al mundo desprevenido, aun tomó desprevenida a la Iglesia, pero a Dios no le tomó  por sorpresa, él, en su perfecto Kairos, sigue teniendo el control. Esta crisis que estamos viviendo no es el fin de la historia. Como iglesia tenemos aún mucho trabajo por hacer y mucha historia por escribir. 

¡Hagamos de estos días malos, un tiempo kairos!

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).