El corazón

Yoser Barrantes /

Buena cosa le es al hombre ocuparse de su corazón.

Proverbios 4:23 apunta: “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.”

Es en el corazón en donde se siembran las convicciones, convicciones que llevarán a conductas; conductas que son muestra externa de lo que sucede en nuestro interior.

Sin duda alguna, palabras y hechos equivocados, denotan un corazón equivocado.

Las decisiones que tomamos y en qué invertimos nuestro tiempo son hechos que revelan aquello que hay en el corazón.

Es importante que blindemos nuestro corazón con sabiduría, para que sepamos discernir entre el bien y el mal.

De lo contrario, como el viento mece a la hoja, seremos mecidos por la incertidumbre.