Diálogo Nicaragua: Iglesia sale de negociación y surgen nuevas interrogantes

Aleteia /

La Iglesia de Nicaragua, a través de un comunicado emitido en las últimas horas por la Conferencia Episcopal, CEN, fue clara y contundente:

“En este momento histórico nuestro mayor aporte como pastores de esta Iglesia que peregrina en Nicaragua, seguirá siendo acompañar al pueblo en sus sufrimientos y dolores, en sus esperanzas y alegrías y elevando nuestras plegarias de intercesión para que Nicaragua encuentre caminos civilizados y justos para una solución pacífica en vista del bien común”.

Con estas palabras la Iglesia de Nicaragua comenzaba a ser público su rechazo a la invitación de parte del gobierno de Daniel y Ortega y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia a participar como“testigo y acompañante nacional” en las conversaciones de la Mesa de Negociación que busca darle una salida a la crisis política y social que se vive en el país centroamericano.

Los obispos fueron enfáticos en afirmar que en este momento deben ser los laicos “los que asuman directamente la responsabilidad de gestionar en este momento las cosas temporales de la nación”.

“En consecuencia, deseamos que este esfuerzo llegue a buena meta e informamos que hemos respondido a la carta recibida, comunicando a los participantes que no estaremos presentes físicamente en el foro de negociaciones, pero acompañaremos como pastores en estos momentos cruciales de nuestra patria, ejerciendo nuestra misión profética y dedicándonos a la ‘oración y al ministerio de la palabra’”

 En cuanto a esta decisión –tomada luego de un profundo momento de reflexión y oración-, también indicaron que esperan que “estas negociaciones tengan ese espíritu de búsqueda de la verdad y la justicia.
Nuevas interrogantes

Luego del pronunciamiento de los obispos, un gran signo de interrogación se abre en Nicaragua en cuanto al diálogo y el seguimiento de las negociaciones. Incluso, según algunos analistas, la decisión de la Iglesia en Nicaragua no hace otra cosa más que ejercer mayor presión sobre el régimen de Ortega en cuanto a que de alguna manera obliga a que se tomen medidas concretas si es que se quiere que la Iglesia regrese a la mesa de negociación (por ejemplo, la liberación de presos políticos).

De forma inmediata, desde la oposición de Nicaragua, a través de Alianza Cívica, se indicó que también se hará una pausa para reflexionar sobre la decisión anunciada por los obispos de Nicaragua, al tiempo que se buscará un acercamiento con representantes de la CEN para intentar volver a reconsiderar posturas.

“Hemos tomado la decisión de tomar tiempo necesario para reflexionar sobre nuestra participación en el diálogo”, dijo Max Jerez, negociador de Alianza Cívica, reproduce El Nuevo Diario.

En tanto, mientras esto sucede, el compromiso con la decisión tomada por los obispos se dejó entrever en figuras de primera línea como la del obispo auxiliar de Managua, Silvio José Báez, quien señaló lo siguiente a través de sus redes sociales.