Costa Rica 2020 ¿y ahora qué?

Lic. José Manuel Alemán / Contador Público / Experto en Administrador de Negocios /

 (I Parte)

–“No le voy a mentir”, le dije a la persona que me contrató para asesorarle sobre cómo salir a flote en medio de la crisis por la pandemia.”

–“Su situación está complicada, especialmente por las condiciones de incertidumbre que vive el país y la industria a la que pertenece, agravado por el nivel de endeudamiento que tiene su empresa con los proveedores y el mal manejo de la cartera crediticia y como si no fuera suficiente hay que sumarle la falta de previsión económica de la gerencia, al no mantener al menos, un fondo de contingencia, para casos fortuitos o fuerza mayor.”

–“Sin embargo, no todo está perdido, todo se puede salvar, pero requerirá un cambio de mentalidad extrema, no puede seguir haciendo lo mismo que ha venido haciendo hasta ahora. Necesita un cambio de paradigma.”

Sufrir una pandemia mundial, no es algo que los seres humanos, tengan en mente y si lo piensan es por un breve espacio de tiempo, después de haber visto una película sobre el tema, es posible que tal vez algunos crean que eso pasará a miles de kilómetros de su hogar.

La mayoría de las personas nunca previeron que las condiciones económicas y sociales, pudieran cambiar en el mundo tan abruptamente y en tan pocos días, tal vez en algún momento sí lo pensaron, fue en un futuro lejano y si pasaba, creyeron que habría tiempo para prepararse y adaptarse. Ciertamente creer que las condiciones de abundancia seguirán para siempre, no fue buena estrategia.

Sin ser apercibidos, de pronto, la humanidad se vio envuelta en situaciones de emergencia que afectan profundamente, la vida familiar, laboral, económica, personal, empresarial y la verdad, no hubo tiempo de aprender lecciones, sino sobre la marcha.

Siempre se ha enseñado que el futuro no se conoce, que es incierto. Que lo que podemos prever a corto y mediano plazo es poco, que los terremotos económicos y sociales, pueden estar a la vuelta de la esquina y suceder de un momento a otro. Lo importante es tener conciencia de que es necesario planificar, para qué, para estar prevenidos sin importar de dónde vengan las amenazas.

De esta crisis, el país se recuperará poco a poco, no hay duda. Pero este mundo jamás será el mismo. En adelante, será más fácil que aparezcan otras pandemias y amenazas mundiales y locales.

No podemos seguir haciendo lo mismo de siempre si necesitamos resultados diferentes, estamos a las puertas de un nuevo mundo.

Al estar apercibidos de que, en cualquier momento puede pasar lo inimaginable y que ya estamos en este barco, del cual no nos podemos bajar, porque el mar está embravecido. Vale la pregunta entonces:

¿Qué hacer ante la crisis?

No existen fórmulas mágicas, empresas grandes y pequeñas enfrentan sus desafíos a diferente escala, con problemas y cosmovisiones diferentes, sin embargo, existen factores determinantes que siempre deben estar presentes en las personas emprendedoras, las que dirigen empresas, las que son responsables de comercializar bienes y servicios.

He aquí algunas reflexiones y consejos prácticos, que nacen de la experiencia empresarial de enero a junio 2020 y que nos ayudarán a sobrevivir en este mundo convulso: (Continuará).  Para más referencia: jmaleman@capacitacionesdealtonivel.com

(Los comentarios y artículos de opinión, son propios de las personas que los escriben y no necesariamente representan el pensamiento de este medio).