Burla del presidente de Argentina: «La legalización del aborto hace que disminuyan las muertes»

Nicolás de Cárdenas / Actuall /

Jugada peronista de Alberto Fernández: presenta al tiempo una ley de legalización del aborto y otra de apoyo a la maternidad. La Ola Celeste por las dos vidas que paró la legalización del aborto en el año 2018 se prepara para rechazar esta nueva andanada de la cultura de la muerte.

El presidente de Argentina Alberto Fernández ha anunciado esta semana la puesta en marcha de los mecanismos legislativos para realizar un nuevo intento de aprobar una ley de aborto libre en Argentina.

Las declaraciones del propio Fernández sobre la presentación de este proyecto de ley han sido erráticas desde su llegada al poder. Primero aseguró que la presentaría nada más alcanzar su puesto en la Casa Rosada, para aplazar el movimiento sine die debido a la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

 Esta semana, a través de la red socia Twitter, el presidente peronista se ha sumado a la campaña pro aborto bajo la etiqueta #QueSeaLey: «A lo largo de toda la campaña electoral, al momento de asumir esta presidencia y al dar inicio a este periodo parlamentario tomé un compromiso ante ustedes que hoy vengo a cumplir» sobre la promoción del aborto.

Así, Fernández ha enviado al Congreso dos proyectos de ley contradictorios: uno para legalizar y garantizar el aborto en el sistema público de salud y otro para apoyar la maternidad a través de la llamada Ley de los mil días «con el objeto de fortalecer la atención integral de la salud de la mujer del embarazo y de sus hijos e hijas en los primeros años de vida».

Por si quedara duda de la jugada política, que responde al estándar peronista de manual, Fernández se presenta al tiempo como adalid del apoyo a la maternidad y campeón del apoyo a la mujer que decide matar a su hijo antes de nacer: «Mi convicción, que siempre he expresado públicamente, es que el Estado acompañe a todas las personas gestantes [sic] en sus proyectos de maternidad. Pero también estoy convencido que es responsabilidad del Estado cuidar la vida y la salud de quienes deciden interrumpir su embarazo durante los primeros momentos de su desarrollo». Cabe subrayar que no hace mención a qué o quién está en desarrollo. La ciencia dice que un ser humano único e irrepetible, cuya vida no se interrumpe, sino que se elimina.

El presidente argentino además asegura que «la legalización del aborto salva vidas de mujeres». A tenor de su discurso, entendemos que se refiere a las «personas gestantes» a las que se refería y no a las niñas, futuras mujeres, a las que se les arrebatará la vida antes de nacer.

El presidente peronista aseguró además que la legalización del aborto que pretende «no aumenta la cantidad de abortos ni los promueve» sino que hace que «disminuyan los abortos y las muertes que ellos causan». Una vez más cabe subrayar que no se refiere a los bebés abortados.

Fernández pretende eludir el debate fundamental -aborto sí o no- y situarlo en la disyuntiva entre aborto legal o ilegal.

La Ola Celeste se prepara para una nueva batalla

Fue el 9 de agosto de 2018, ya de madrugada. A 16 minutos de que dieran las tres, noche cerrada, el Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley del aborto libre que había sido aprobado en el Congreso por 38 votos contra 31 sufragios a favor y dos abstenciones.

Fue una decisión histórica consecuencia de una intensa campaña de movilización que se conoció como la Ola Celeste, por el color de las pañoletas bajo las que se unificó toda la acción ciudadana en defensa de la vida humana tanto de la madre como del hijo en periodo de vida prenatal. No en vano «por las dos vidas» fue su lema.

Ahora, ante el renacimiento de la amenaza, las distintas organizaciones cívicas que sumaron a la Ola Celeste que fue inspiración para todo el mundo, en especial para las naciones de la América hispánica, ya se han movilizado.

La plataforma CitizenGO ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas dirigida a los diputados y senadores en la que se les recuerda que Argentina «no necesita eliminar a los más débiles y vulnerables» y que «el aborto nunca es una solución, ni es un derecho de las mujeres, sino que es la eliminación de una persona en la etapa de gestación».

Al tiempo, desde CitizenGO subrayan que el ser humano nonato es «una persona que según nuestra Constitución y nuestras leyes vigentes tiene derecho a vivir desde su concepción». Por el momento, cerca de 50.00 personas ya se han sumado a la campaña.

Por su parte, la red Unidad Provida, que nuclea a más de un centenar de organizacioens provida en Argentina, mantuvo una reunión el pasado 5 de noviembre con el presidente del Congreso Sergio Massa, en la que se pidió que no se ceda «ante la presión de sectores radicales que representan a la industria del aborto».

El próximo sábado 28 de noviembre está previsto que se celebre en Buenos Aires una movilización nacional frente al Congreso Argentino, a las 15 horas, según ha podido saber Actuall.