Argentina:Vuelven a suspender servicios religiosos ante nueva ola de pandemia

Javier Bolaños / Evangélico Digital /

La Alianza de Iglesias Evangélicas de Argentina asegura en un comunicado que “las iglesias son vitales”.

El Gobierno de Argentina anunció una serie de restricciones ante el aumento de casos de Coronavirus a lo que califica como una “segunda ola”. Dentro de las restricciones el presidente Alberto Fernández comunicó el cierre de templos -en principio por dos semanas- en la región metropolitana.

Según cifras oficiales en Argentina los contagios diarios están superando los peores niveles de 2020, las cepas brasileñas y británica ya adquirieron categoría de circulación comunitaria y en la ciudad de Buenos Aires la ocupación de las camas de cuidados intensivos se acerca al 100%. Los contagios diarios aumentaron un 115% en las últimas dos semanas.

Las iglesias son vitales

Ante el anuncio del presidente Fernández, la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) que agrupa a la gran mayoría de las comunidades evangélicas, expresó su desacuerdo mediante un comunicado en el que señala que el quehacer religioso “no solo es esencial, sino también vital”.

ACIERA aclara que: “cumplimos estrictamente con todos los protocolos de higiene y seguridad en los lugares de culto, como así también en la adaptación de sus instalaciones, para contar con ambientes ventilados y desinfectados”.

“Señor presidente, definitivamente no somos una actividad recreativa, tampoco cultural o social”, dice ACIERA en el comunicado y agrega que “por sobre todas las cosas atendemos la dimensión espiritual y humana de la persona”.

Precisa que las iglesias son “vitales en la contención y atención espiritual de quienes así lo requieren, en un país en donde, según datos del CONICET, el 85% profesa creer en Dios”.

Agrega el comunicado que las iglesias son “vitales en la ayuda humanitaria, poniendo a disposición por pedido del Estado al inicio de la pandemia, 1.298 camas para la atención de los enfermos leves por COVID. Con el objetivo de descomprimir el sistema de salud, dando lugar a los casos de gravedad”.

Por eso, piden que en el gobierno se considere el quehacer religioso como vital y subraya que el funcionamiento de los templos “se brindaría observando y cumpliendo todos los detalles de protocolo vigentes hasta la fecha, incluyendo la utilización de solo el 30% de la capacidad de los salones”.

Cifras alarmantes y otras medidas

Son ya 57.350 los muertos por Covid 19 en Argentina, un país con un 42% de pobreza y con 27 de sus 45 millones de habitantes recibiendo algún tipo de asistencia del Estado. Una Argentina cuyo PIB cayó el 9,9% en 2020 para llevar la riqueza del país al mismo nivel del año 1973, cuando sólo el 5% de su población era pobre.

En ese contexto, Fernández emitió un Decreto de Necesidad y de Urgencia para prohibir la circulación entre la medianoche y las seis de la mañana, cerrar toda actividad gastronómica a las 11 de la noche y llevar al mínimo los vuelos al extranjero: solo cuatro al día.